viernes. 30.09.2022

El Icue entre la espina de ayer y…el pétalo de rosa de hoy

  El título de hoy viene a cuento por aquello de estar en puertas de mayo, el mes de la flores y cuando ya toda la efesemanía estamos preparados para honrar a La Caridad y acudir a su casa cantándole aquello de: “Venid y vamos todos/con flores a Porfía, /con flores...
 
El título de hoy viene a cuento por aquello de estar en puertas de mayo, el mes de la flores y cuando ya toda la efesemanía estamos preparados para honrar a La Caridad y acudir a su casa cantándole aquello de: “Venid y vamos todos/con flores a Porfía, /con flores a María/que madre nuestra es”. Y es que, después de lo de esta tarde, el jugar la fase de ascenso, como primeros, está cerca, muy cerca. Y como el Icue se ha vuelto tranquilo y sosegado, nada más terminar el partido contra el San Fernando, se puso a pensar en el de hoy y no le dio ni pánico, ni terror, ni espanto. Y es que los Villanos o Serones o Furracos, es así cómo se les llama a los Villanovenses, ya no asustan a nadie, ni aunque su campo de fútbol sea un maizal.
 
Pacheta había anunciado en la previa que conduciría a su equipo hasta la victoria en un partido duro y extraño y así ha sido. Esta conducción me ha recordado, por un lado a Moisés cuando llevó a Israel hasta las alturas del Monte Nebo y allí, a la vista de la tierra prometida, entregó la vara de los milagros a Josué, y por otro a esos pastores de los aledaños de Salas de los Infantes y Sierra de la Demanda, a los que bien conoce el bueno de Pacheta, cuando, teniendo la necesidad de trasladarse hasta tierras extremeñas en los días de octubre, sus gentes los despedían con canciones tan significativas como: “Ya se van los pastores/a la Extremadura/ya se queda la sierra/triste y oscura. Ya se van los pastores, /ya se van marchando; /más de cuatro zagalas/quedan llorando”. ¡Tranquilos! Pacheta, que “pastorea” sin tristeza y con luminosidad, ha planteado un partido con realismo y de modo practico, las zagalas han dejado de llorar y todos contentos, mas los siete de la furgoneta, han vuelto como los de la trashumancia retornaban, también por estas primaverales fechas, cantando aquellos amores que dejaron  llorando. Y es que las rosas tienen espinas, pero sobre todo tienen flor.
 
El de esta tarde ha sido un partido importante y el empate más, casi espectacular. No, no se trata de ser palmero de nadie, se trata de exponer los sentimientos con esa verdad que, después de perder el Real Jaén, vuelve asegurar al FC Cartagena en esa ventaja que nunca debió perder y que con el corajudo partido de hoy ha vuelto a conquistar.
 
El FC Cartagena ha comparecido en el Romero Cuerda y se ha traído para Cartagena un sufrido empate en partido complicado, jugado de poder a poder, apretado, precavido  y nada bueno técnicamente. Se sabía que los de Montes no son gran cosa. Son chicos que tienen fuerza y disciplina pero muy poca imaginación, y un Efesé  con fondo físico y sabiendo adaptarse a un terreno de juego complicado no ha tenido ningún problema para empatarles. Extraordinario empate que ha vuelto a los blanquinegros donde solían a causa del colapso sufrido por el Real Jaén esta mañana en su estadio de La Victoria. Ha sido un partido físico y de choque que le lleva al Icue a reflexionar sobre el estado, satisfactorio estado, en el que llegan los de Pacheta al mes de mayo, donde todo se decide. Sin fuerza física no se va a ninguna parte en el fútbol moderno y sin la máxima tensión competitiva no se alcanza la gloria. Este equipo, después de las espinas del pasado domingo, no ha perdido el norte, y sí ha vuelto a demostrar profesionalidad, seriedad y respeto por lo que fueron y son. El empate de hoy ha sido,como mínimo, un consuelo para poder conservarla dignidad.
Así que, adiós. No va más, que diría el de la ruleta. Esta vez, de nuevo primeros, sí que va en serio y ahora la frontera entre el éxito y el fracaso es más liviana que nunca.De nuevo la efesemanía debe estar dispuesta a repartir tarjetones en los que pueda leerse aquello de: Se autoriza hablar de ilusión futbolística.Quedo contemplando como las cigüeñas se asoman a los balcones de sus nidos sobre las centenarias encinas para ver pasar a los nuevos viajeros. ¿Serán los de La Liga Adelante? ¡Ay, ay, ay!
 
Pedro-Roberto J.P. En un “Rincónpara Doce.Dies 4/28: ante diem quartum Kalendas Maias. Nº 286.

http://lamedusapaca.blogspot.com.

El Icue entre la espina de ayer y…el pétalo de rosa de hoy
Comentarios