lunes. 27.05.2024

El Icue y…cuando Johnny cogió su fusil

A René, estimado Icue, lo han enterrado deportivamente con muy poca discreción y lo han cubierto con sábanas hospitalarias teñidas más en negro que en blanco y, a partir de ahora, los restos del muchacho sobrevivirán conectados a la sofisticada maquinaria clínica de la decepción. No preocuparse. Le han dejado...
A René, estimado Icue, lo han enterrado deportivamente con muy poca discreción y lo han cubierto con sábanas hospitalarias teñidas más en negro que en blanco y, a partir de ahora, los restos del muchacho sobrevivirán conectados a la sofisticada maquinaria clínica de la decepción. No preocuparse. Le han dejado sin extremidades y casi sin cuerpo, pero con cerebro para funcionar perfectamente. Su fulminante y sorpresivo cese ha venido a recordarme aquella película, Johnny cogió su fusil, que uno viera, hace ya algunas décadas, cómodamente sentado en el cine de su pueblo. El verso horaciano con el que finalizaba la película, tan irónico y cruel, debe mover al aficionado espabilado a considerar el valor real de las grandes palabras como club y sentimiento, que resultan tantas veces, según quien las pronuncie, peligrosas o huecas. Con club, sentimiento, aficionados y masa social se han llenado la boca todos los presidentes de ordeno y mando totalitario que en el mundo deportivo han sido.

Querido Icue: ¿Te das cuenta de que, a pesar del inicio pacífico del pasado sábado, este club no ha cambiado tanto? ¿Observas cómo todos los aficionados, los buenos y los otros que estaban disfrutando de las buenas sensaciones sentidas después del partido contra el Albacete Balompié, hoy han vuelto a las andadas de la tristeza?Como habrás comprobado, ahora que se comenzaba a hablar y a escribir exclusivamente de fútbol, de buenas impresiones, excelentes sensaciones e inmejorables sentimientos, se vuelve a las andadas y se escribe y se habla de inesperados e inoportunos ceses, de cacicadas y decisiones inoportunas y dictatoriales, cuando debiera hablarse de ese triplete de ases, Cañadas, Florián y Perona, de buenos y comprometidos jugadores, capaces de implicarse con el proyecto para hacer soñar a toda una afición que fue desahuciada en la temporada pasada de triste y amargos recuerdos.

 Este club con su presidente, el señor de Jacarilla y Paloma, ha dejado sin plumas y sin cacareara René para volver a proporcionar noticias semejantes a lo que se hablaba y escribía en aquellos y continuados negros días de la temporada pasada. Por aquellos días, recordarás, solamente se escribía y se hablaba de ceses, puntos de inflexión y falta de compromiso por parte de unos jugadores a los que habían fichado para jugar y sólo se dedicaron, algunos no, a cobrar religiosamente, a trasnochar, a no cuidarse y a pasar de todo aquello que olía a FC Cartagena. Como ya sabes, también se escribía de mercenarios, de “meter cuatro cargas de dinamita al estadio y enterrarlos a todos con él”, de quirománticos, ayudantes de campo, Pacolos y hasta de un Dj, más que entrenador, llamado Carlos Ríos.

El corazón seco y salvaje del Presidente se ha impuesto a la humildad de un futbolista y, entre bambalinas, lo ha fulminado y ha vuelto el teatro, perdón circo, deseando recuperar y volver a revivir hábitos pasados, mientras sus jugadores están peleándose por los objetivos por él marcados. Pero se da la curiosa paradoja de que así como en un principio el fútbol era teatro visto en el terreno de juego, ahora se vuelve a que el circo futbolero se alimente de las decisiones de un presidente utilizando decorados con el uso de efectos especiales, que tratan de recordarme con esta su decisión películas cómicas y dramáticas tan relevantes como  Sonrisas y Lágrimas; El verdugo; Juguetes rotos;  Miguel Strogoff: correo del Zar y la mencionada Johnnycogió su fusil. Como ves, estimado Icue, todas las decisiones que este presidente toma están extraídas del mundo peliculero.

El corazón seco y salvaje de D. Francisco Gómez se ha impuesto a la humildad de René Román Hinojo y le ha partido la madre. Estoy seguro, segurísimo, de que René, vagabundo de equipos andaluces y extremeños, soñaba con tardes de ascensos e infiernos de gloria. Y ahora así, de repente, se le ha presentado una peripecia, aquélla que allá por el mes de julio, cuando fichó por el FC Cartagena alguien debió decirle: no te fíes, René, aunque para ti: "fuese un premio fichar por el Cartagena porque en los clubes en que he estado antes la aspiración era mantenerse en Segunda B. Llevo mucho tiempo trabajando para llegar a una institución como es el Cartagena. Aquí para empezar me ha impresionado todo. El estadio y sus instalaciones, el club, su afición y la ciudad".¿Y Paco Gómez, no?

Con esta decisión la plantilla del FC Cartagena, incluidos director deportivo y entrenador han dejado de estar instalados en la Casita de Chocolate porque en este caso en lugar de bruja, habita un brujo. Igualmente este club, con su presidente a la cabeza, ya no será  el Disneyland del fútbol y nadie podrá entonar el colorín colorado este cuento se ha acabado. Su hambre de esperpentos sigue intacta, nadie puede discutirle sus decisiones y para muestra, un botón.

Termino Icue. El fútbol, en efecto, es bastante cruel. El culpable, aunque sea inocente, dicen es siempre el entrenador y ayer no fue el entrenador, fue el portero René. Es el derecho consuetudinario de este juego de aciertos y errores desde su invención. D. Francisco Gómez se ha cargado a René Román Hinojo. A la colipoterra calle, hale. ¿Culpable RRH? Lo ignoro. Pero su caída me trae a la memoria lo que nos dejó escrito, en un manualillo delicioso, Pablo Hernández Coronado. “El fútbol es muy muy complicado. Si ganas pero no gustas, te critican. Si gustas pero no ganas, te critican. Y si dejas de gustar y de ganar, si pudiesen, te machacarían una a una todas las neuronas. El fútbol tal vez sea también una patología de las masas”. En este caso de la masa encefálica de una Paloma. ¡Ay, ay, ay!

Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”.Dies 8/25: ante diem quartum Kalendas Septembres. Nº 247.
http://lamedusapaca.blogspot.com.



El Icue y…cuando Johnny cogió su fusil
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios