sábado. 24.09.2022

El Icue y las siete “jodiendas” capitales del FC Cartagena

Si usted es un aficionado, abonado o simpatizante del FC Cartagena y en su ciudad se habla mal de Francisco Gómez, se critica al equipo de nuestra localidad o se abraza la bandera del equipo que habita y desarrolla su actividad bajando el Puerto, más allá de La Alberca, sepa...

Si usted es un aficionado, abonado o simpatizante del FC Cartagena y en su ciudad se habla mal de Francisco Gómez, se critica al equipo de nuestra localidad o se abraza la bandera del equipo que habita y desarrolla su actividad bajando el Puerto, más allá de La Alberca, sepa que el suyo es un caso raro, forma parte de un porcentaje minoritario y es usted una excepción, la que confirma la regla. Vamos que, con estos tres delirios, este simpatizante, aficionado o abonado es capaz de trasladarse hasta la Galia lapizada por Albert Uderzo y guionizada por René Goscinny para vivir en la aldea de Astérix, aquella que gracias al bebedizo mágico de Panorámix nunca alcanzó Julio César.

Hoy el Icue se vuelve reflexivo, desea hacer balance y se inspira, a contrario sensu, en un buen artículo del diario La Verdad escrito, no hace demasiado, por Francisco J. Moya, ¡Plurimam salutem, Amice! en el que señalaba las diez virtudes habidas en el FC Cartagena durante la temporada que acaba de cerrarse con un candado de un millón de combinaciones.

No pareciéndole excesivo ese decálogo y puesto que al Icue le gustan los números bíblicos desea glosar, en este miércoles prevacacional, esos siete pecados capitales por los que se jodió  nuestro equipo durante esos diez meses embarazosos transcurridos desde que comenzara la temporada 2010-2011.

El Icue toma prestado, faltaría más, el título de este artículo de un premio nobel, perdón, y comienza a relatar, ¡ay Icue!, los momentos, siete, como los pecados capitales, en los que se jodió, dice, el FC Cartagena.

El FC Cartagena se jeringó en el primer momento en que creyó que, en verdad, estaba jodido. El FC Cartagena se jodió cuando “El Paloma” lanzó esta frase, la hizo suya, tan suya, que se convirtió en lema del cartagenerismo: “yo le digo a la afición que se anime y vaya a disfrutar al campo porque en el año 2011 estaremos en Primera División”.

A Don Francisco Gómez no le salió el negocio, en La Rambla no se pudo y el FC Cartagena terminó jodido.

El FC Cartagena se jorobó, siempre lo mismo, por la ignorancia y la pésima planificación para la captación de abonados. No  fueron capaces de motivar, con lo bueno y magnífico que fue aquello de “somos la ostia”, y el abonado tuvo que abonarse  sacando la visa o en cash y aun así eso estuvo jodido.

El FC Cartagena se fastidió porque los Pacos, los Buitrago, el Jim, los fichajes de invierno, más todos los innombrables, con nombre propio, anhelaban construir un club de futuro con cimientos del pasado.

El FC Cartagena se estropeó cuando, pese a que cambiaron los protagonistas, el resentimiento y la desconfianza hacia la prensa y sus plumillas se volvió eterna. El Presidente, el Icue, como se sabe, no es periodista, les ganó la guerra y tal vez más que eso. Pero, ¿qué importa haber ganado la guerra si aún se puede ganar la paz?

El FC Cartagena se descompuso cuando se fumigaron a personas importantes del club y se acudió al rescate de la energía de las cartas, no entendiendo que no hay que ser el héroe de la historia para hacer su propia historia.

El FC Cartagena se deshizo cuando subió tan alto que, cuando tuvo que caer, el golpe los estozoló. La prosperidad falaz que les dejó la época del boom en la que se nos mostraba, televisivamente, a toda la España futbolística, turística y…, trajo tal sensación de derrota que impidió reconocer lo que se había logrado estando arriba.

El FC Cartagena se jodió cuando unos creyeron que el blanco y negro no era siempre blanquinegro, al existir distintas tonalidades. Si unos somos blancos claros y otros son oscuros, ¿no somos todos al final blanquinegros? ¿No corre por nuestras venas el mismo color; el negro y blanco mezclado con el carmesí? ¿Será tan difícil decir “todos somos iguales” sin, más tarde, negrear o blanquear al otro?

ADDENDA. ¡Icue!, ¡ay, ay, ay! el FC Cartagena se jodió cuando no entendió ni buscó comprender lo que pasó. El FC Cartagena se jodió cuando se vendaron los ojos y se taparon los oídos y se convirtieron en títeres que frente a todo fracaso, en lugar de luchar y perseverar, no se cansaron de mirarse, inútilmente, el ombligo.

Adiós amigos hasta la vuelta postvacacional, si Dios quiere. Ya saben, sean buenos y no tengan miedo, que a este nuestro Cartagena, en lo que queda, alguien llegará que todo lo joda. ¡Ay, Ay, Ay!

Pedro-Roberto J.P. hoy desde Villamediana de Iregua. Dies 6/22: ante diem decimum Kalendas Iulias.

[email protected]. En Twitter: @Logromur.

El Icue y las siete “jodiendas” capitales del FC Cartagena
Comentarios