miércoles. 30.11.2022

El Icue y…la torta, el pimentón y los bombones de higo

Ya sé querido Icue que estabas loco por despedir al bisiesto, ese año que tantos despropósitos deportivos le fue dejando a este nuestro Cartagena. Se fue y todo ha cambiado al saludar a este 13 del que ya han transcurrido cinco días. La realidad es buena y los augurios parecen...
Ya sé querido Icue que estabas loco por despedir al bisiesto, ese año que tantos despropósitos deportivos le fue dejando a este nuestro Cartagena. Se fue y todo ha cambiado al saludar a este 13 del que ya han transcurrido cinco días. La realidad es buena y los augurios parecen buenos. Lo celebro y mucho, ¡ay Pachetín!, con tu carácter, sinceridad y modestia, aquí lo firmó el Icue, todo ha cambiado y hay demasiados motivos para celebraciones. Y, ¡ojo!, aunque el trece es un número nada halagüeñopuede resultar y lo deseo, en su  numerología, muy favorable a este nuestro Cartagena.
El FC Cartagena ha acudido al Estadio Príncipe Felipe de Cáceres, no es la primera vez, ya lo hizo y perdió, bajo el nombre de Cartagonova FC en la campaña 2002/03. Esta tarde ha ganado y lo ha hecho de manera apabullante. Los de Pacheta han encontrado el camino del fútbol, han sabido hacia dónde mirar, nos han proporcionado, cuando Marcos Rodríguez quiso borrarse del partido con su penalti y expulsión, una taquicardia hiperestésica y hasta nos hemos quedado un tanto atolondrados hasta que el licenciado en Derecho, Hugo Álvarez, rescató a este Cartagenay el estudiante de Psicología Victor Ibáñez fue capaz de parar y animar a los suyos a defenderse, construir juego y ganar. Y Pacheta siendo el revulsivo.
Escuchando los últimos minutos del partido, y cómo estaban en Cáceres, he recordado la figura trágica de Isabel de Moctezuma y a Hernán Cortés y me he adentrado en un recinto onírico y en esos nidos de cigüeña en los pináculos, he querido esconderme en esos patios que huelen a hinojo o zambullirme en ese aljibe hispano-árabe de su vetusto palacio. Me han entrado escalofríos pero he salido de ellos.El partido de esta tarde ha sido una historia escondida y las palabras y sentimientos que lo describen quedan encerrados en esas edificaciones cacereñas con historia de conquistador donde ya no revoloteanlas voces de los fantasmas.
El FC Cartagenaha vencido y ya ha alzado los pies de ese quinto puesto, que a nada conducía, como las cigüeñas, los mirlos y las palomas de esta ciudad pajarera para  gozar de las vistas, sobrevolándolos, de esos equipos que vuelven a estar a sus pies. El Efesé, al ganar, ha obtenido la magnífica oportunidad de reforzarseen la clasificación como está reforzada la fachada renacentista del palacio Episcopal norbiense, con su entrada de arco de medio punto y sus escudos. Y ha tratado, grandioso él, de imponerse a los cacereños como esas gárgolas de fieras y leones se imponen en la iglesia Concatedral.
El FC Cartagena ha ganado. De nuevo ha vuelto la victoria rematándola como está rematada la torre catedralicia por esos cuatro flameros sobre los que cuatro cigüeñas la vigilan de pie. Las cigüeñas son imponentes, como imponente ha sido la victoria. Tengo la sensación de que el equipo cartagenero ha salido del estadio Príncipe Felipe sereno, calmado y hasta ennoblecido y ya ha espantado a toda esa banda de mochuelos,cuervos, lechuzas y búhos que sobrevolaron los peldaños de la clasificación.
El FC Cartagena, querido Icue, ha vuelto a las letras de los alfabetos lunares, marcianos  o venusinos y se nos ha mostrado como un nuevo enigma heráldico. Ha sido un equipo oliendo a hinojo y dejando entrever olivos y un árbol de enormes flores blanquinegras. A partir de ahora el EQUIPO ya no huele a patio umbrío con agua detenida que deseaban, alguno todavía lo desea, se convirtiese en piedra gris, con manchas anaranjadas, amarillas, barrosas y verdosas en las que se aprecian las escamas de reptiles, justo alrededor de una herida infectada que otros no supieron sajarla para extraerle el pus. Hoy, ya todo ese humor se ha ido por el hueco del aljibe donde el sonido del goteo ha dejado de sonar.
Leopoldo Alas Clarín llamó a esta ciudad, patrimonio mundial, La Vetusta del Sur y el Icue, en su día, la encontró como ese perfecto lugar que mantiene esa dualidad de mostrarse poco por fuera y vivir hacia dentro. Hoy, después de esta nuevailusión en la que nuestro Cartagena se ha sacudido el polvo de las derrotas, y como es noche de ilusiones, rompo a cantar en una taberna y en la algarabía del tenderete de la calleintento comprar torta del Casar, pimentón de la Vera y ese autóctono bombón de higo. Y todo esto en un año nuevo con victoria vieja y, además, en trece. Que gobierne la noche. ¡Ay,ay,ay!
 
Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”. Dies 1/5: NonaeIanuariae. Nº 271.
http://lamedusapaca.blogspot.com.


El Icue y…la torta, el pimentón y los bombones de higo
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios