jueves. 29.02.2024
LA FAROLA DEL LAGO

¡Idolatría! 'El Aspirina'

LORENZO VERGARA PAGÁN (LOREN) Dice el diccionario de la lengua Española. "¡Idolatría! Amor y admiración excesivos que se sienten por una persona o por una cosa. Yo creo que el titulo de este artículo, viene a cuento para definir el grado  de admiración  que, "alguien”  puede sentir por una persona en...

LORENZO VERGARA PAGÁN (LOREN)

Dice el diccionario de la lengua Española. "¡Idolatría! Amor y admiración excesivos que se sienten por una persona o por una cosa. Yo creo que el titulo de este artículo, viene a cuento para definir el grado  de admiración  que, "alguien”  puede sentir por una persona en particular. Y este "alguien”, es el personaje al que me voy a referir en este trabajo, con el que (aprovechando la difusión en las redes sociales) pretendo devolverle parte del protagonismo que tuvo en su momento.

En esta ocasión, me quiero referir a "EL ASPIRINA” persona que ocupa un lugar en la historia reciente de Cartagena. Ese lugar no es de privilegio, ni es ilustre, es el de un hombre muy sencillo, que no causaba mofa ni escarnio, simplemente sentíamos los niños  y menos niños simpatía hacia él, y a lo máximo que llegábamos era a pronunciar su nombre con eco, ¡ASSSSSPIRIIIINAAAAA!. Voy a intentar describirlo tal como yo lo recuerdo. Físicamente era pequeño, de unos cuarenta y pocos años, muy cargado de espalda, nariz aguileña, siempre roja y lacrimosa, constantemente resfriado (por eso llevaba siempre su aspirina en el bolsillo) con una forma de hablar peculiar, (un hilillo de voz) siempre acompañado de una gran escoba, mucho más grande que él, con la que barría las calles de Cartagena, de cuyo Ayuntamiento era trabajador.

Les aseguro que, no me ha resultado fácil encontrar la fotografía de "EL ASPIRINA” que ilustra este artículo. Pero, para mí ¡es fantástica! Pues es como un cuadro, en el que el pintor quiere expresar lo que significa "su” personaje. Observen la foto detenidamente, y verán un hombre bueno, sencillo, inocente y rodeado de niños, y lo que es más importante, enarbolando su pancarta, con la que demostraba su pasión futbolística por el equipo de su tierra. En su mente "infantil” solo había sitio para pensar en el CD Cartagena, y en su jugador favorito, al que adoraba hasta llegar a la ¡IDOLATRÍA!

Estoy situando este artículo en la década 1950-60, en esa época, el CD Cartagena había ascendido a segunda división, y contaba con un gran equipo, cuya delantera estaba formada por COVES, Cabillo, Amaro, Eduardin y Jover. Observen que he puesto en negritas y con mayúsculas el nombre de Coves, y lo hago porque, él y "EL ASPIRINA” son los protagonistas de esta historia. 

Coves, era un extremo magnifico, con un juego muy parecido al de nuestro paisano Añil, y por su juego y por otras características, tenía deslumbrado a "EL ASPIRINA” que, le adoraba, su grado  de admiración  era tal, que los chavales para zaherirle un poco, le decían que el Cartagena iba a traspasar a Coves a otro equipo. Rápidamente había que decirle que era broma, pues se ponía muy triste y  lloraba.

De alguna manera, Coves se convirtió en la obsesión de "EL ASPIRINA” le seguía por todas partes, hasta tal punto que, como en aquella época no existía ni internet ni la Play, uno de los entretenimientos era ir a pasear a los caballitos, y montarse en los coches de choque eléctricos, bueno…pues si Coves se subía a un coche, "EL ASPIRINA” "cogía otro para seguirle por la pista, y demostrarle que era su máximo admirador. Lo bueno de esto es que, Coves se lo tomaba con humor, y ante las constantes bromas de sus compañeros, decía que, era un privilegio tener un admirador tan grande.

Otra de las diversiones de aquel tiempo, consistía en ir al paseo del muelle, para ver a las artistas que allí actuaban, y por supuesto cuando Coves acompañado de algún compañero, se sentaba en una mesa para ver a la "Vedette” del momento, que era Chiqui Rodri, inmediatamente "EL ASPIRINA” se colocaba en una mesa cercana a su "ídolo” aunque este hecho, causara la hilaridad de casi todos los presentes. 

Desde luego que "EL ASPIRINA” era mucho más de lo que hemos contado. Fue un trabajador magnifico, en un puesto de trabajo (barrendero municipal) que, en aquellos momentos, era quizá el más bajo en la escala social, pero él presumía de tener las calles "más limpias de España” y de alguna forma, dignificaba aun mas su trabajo, sintiéndose importante (y lo era) Fíjense como cambian los tiempos, hoy día seguramente, muchas persona estarían contentísimas de estar encima de una maquina limpiadora, barriendo las calles de Cartagena, o de cualquiera otra ciudad.

Como siempre agradecido a todos los que leéis mis artículos, en los cuales siempre trato de trasladaros a otra época, ni peor ni mejor, eso… otros tiempos 

PD. Quiero dedicarle este trabajo, a mi amigo FELIX, DEL BAR COLUMBUS aficionado de solera de nuestro FC Cartagena, y vigía permanente, desde su puesto de mando en la calle Mayor, de todos los "aconteceres” importantes de nuestra querida Cartagena. Persona muy respetada y apreciada por todos los que le conocemos, siempre dispuesto a dar un abrazo y estrechar una mano amiga. 

 

¡Idolatría! 'El Aspirina'
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios