sábado. 13.08.2022

Incógnita: todos los años plantilla nueva

¿Nos imaginamos que todas las temporadas el  Real Madrid y el Barcelona, o el At. Madrid y el Valencia contratasen entre 16 o 17 jugadores nuevos para sus primeras plantillas? Sería algo considerado atípico, por no decir de locos, para sus niveles de exigencias. En Segunda B, donde todo puede suceder...
¿Nos imaginamos que todas las temporadas el  Real Madrid y el Barcelona, o el At. Madrid y el Valencia contratasen entre 16 o 17 jugadores nuevos para sus primeras plantillas? Sería algo considerado atípico, por no decir de locos, para sus niveles de exigencias.

En Segunda B, donde todo puede suceder hasta que se cumpla un siglo sin que los dictadores que mandan se dignen cambiarla, muchos equipos hacen  tabla rasa cuando terminan las campañas. Todo el mundo se vuelve innovador. Los proyectos no tienen continuidad por lo general y siempre acometen un inquietante trabajo de borrón y cuenta nueva que puede salir bien, mal o regular pero que de todos modos es encomendarse a la suerte o al acierto en los fichajes. Y acertar en 14 o 15 contrataciones es materialmente imposible. Es un cara o ceuz que irremediablemente hay que asumir.

El Cartagena desde tiempo inmemorial es uno de esos clubes incluidos en el grupo de los que cambian las plantillas. El descenso desde la Liga Adelante obligó a modificar los esquemas. Con menos dinero en el presupuesto, bajó la inversión hasta los sótanos. Aun así Reverte y Pato formaron una plantilla competitiva que estuvo hasta el final en los primeros puestos. Una campaña después se abordó un proyecto con nueva revolución de cambios y el equipo alcanzó el playoff con Tevenet.

El nuevo proyecto que llega con el sello de Sporto Gol Man 2020 también es similar a los anteriores en cuanto a la filosofía de recurrir al cambio drástico. Mucho más drástico que los dos anteriores porque cambian hasta los encargados de contratar jugadores y cuerpo técnico.

Y  la nueva empresa debe convencer a todos con los aciertos en las gestiones. En este punto las que más ‘llegan’ a ojos del público son los resultados del equipo y su manera de desenvolverse en el campo, aunque en la trastienda la gestión financiera también tiene miga con la negociación pendiente con la Agencia Tributaria. El gran reto es el de dar en la diana de los fichajes y luego en el acoplamiento y respuesta en el tapiz, de lo que se encargará el mánager general Julio César Ribas.

Por lo que se ve y lo que se adivina el Cartagena está reuniendo este julio  un buen grupo profesional. Todavía incompleto pero con posibilidades de ser gallito en el corral con otros aspirantes. Hay expectativas suficientes para que el público que piensa en blanco y negro se enganche al proyecto 2014-2015 en espera de que la seriedad del equipo en su rendimiento esté en consonancia con la seriedad y solvencia en lo económico, un  punto en el que ha ganado enteros tras las dudas iniciales que generó tanto secretismo en el rocambolesco proceso de la compra venta.

Incógnita: todos los años plantilla nueva
Comentarios