lunes. 27.05.2024
EN UN RINCÓN PARA DOCE

Los matices de un partido en fiestas sin amparo de la Diosa Tanit.

Les recuerdo, pacientes veedores de este ventanuco, que en estos momentos, a última hora, cuando el sol y el cuco se retiran, estoy viviéndome lo sucedido en el Cartagonova y poniéndome a escribir para ustedes estas impresiones tras deambular desangelado con mis anotaciones del alma aderezadas con un vinito por...
Les recuerdo, pacientes veedores de este ventanuco, que en estos momentos, a última hora, cuando el sol y el cuco se retiran, estoy viviéndome lo sucedido en el Cartagonova y poniéndome a escribir para ustedes estas impresiones tras deambular desangelado con mis anotaciones del alma aderezadas con un vinito por aquí y otro por allá, tapeado con croquetas de mojama aliñadas con garum de mújol y un tronquito de atún asado con salsa (ius in sarda) que, casi se me atragantan.

Nunca, conformados lectores, hubiera pensado utilizar una canción de ese cantante llamado Ricky Martin para inspirar un artículo mío, pero claro, tampoco pensaba que El FC Cartagena llegaría a estas alturas iniciáticas de la competición trazando camino y recorrido con dos pasitos pa' lante y tres pasitos pa' atras y, miren por donde, hoy esto se ha quebrado y el equipo no ha sabido corregir su paso cambiado con otro pasito pa' lante.

A medida que se jugaba el partido he buscado, rebuscado, y vuelto a rebuscar, unos versos, una canción y alguna frase célebre, algo que pudiera explicar mejor la situación deportiva de nuestro equipo, pero nada, nada de nada, lo único que me ha venido a la cabeza es esta cancioncilla del chico rubio de Puerto Rico.

Pensé en esa otra que decía: “Izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, detrás, un, dos, tres”. No la quise como entradilla aun siendo esa graciosa Yenka, la que más sonó en aquel verano del 65, por tener connotaciones un tanto desprovistas de sustancia deportiva.

Contemplando y leyendo el partido me he aburrido tanto, que he querido volver a aquellos años, apreciados lectores jóvenes y de edad, cuando en los guateques se brindaba con fundador, en la tele se hacían famosos “El Santo” y “Bonanza” y Mary Quant inventaba la minifalda, dejando por primera vez al descubierto las piernas de las nenas.

CARTAGENA 1 – CORDOBA 2.

El FC Cartagena esta tarde no ha podido comerse al Córdoba que se presentaba en el Cartagonova como un mustio competidor, con patatas chips al dente, en su punto y con un par. El equipo de Lucas Alcaraz ha mandado a freír espárragos al Cartagena del chef alicantino y a toda la compaña que me han parecido una recua de empanados.

Estando en fiestas esto se venía venir, la diosa Tanit no ha podido transmitirle a la princesa Himilce el secreto necesario para que nuestros jugadores, fundamentalmente Cala, Longás, Víctor, Del Moral y el debutante Casilla, despertasen del sueño de una noche septembrina y transferirles todos los secretos de una victoria necesitada en esta tarde de fiesta.

No hemos podido celebrarlo por todo lo alto porque el partido ha sido feo, complicado y nuestros jugadores no le han añadido el condimento necesario para proporcionarnos el guiso fabuloso para merendárnoslo en el campamento junto a las tropas y legiones.

Se presentaba el Córdoba, sin haber estrenado su casilla de victorias en esta liga, llevando, en su histórico, nueve goles en contra y siendo con el Tenerife y la Ponferradina los máximos goleados de esta división de plata y trayendo en su zurrón el mismo número de goles en contra que los departamentales llevaban a favor.

Este Córdoba sultanero se ha encontrado, en la tarde de hoy, con dos goles calcados y marcados por un tal Usero que le van a servir para formar un mosaico de colores a la vera de algún castillo medieval y engalanar, todavía más, el poso de las culturas, romana, árabe, judía y cristiana que, a orillas del Guadalquivir y al pie de Sierra Morena, les dejaron.

Navas, ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay!, no se ha asustado con la muchedumbre de los siete u ocho mil aficionados ubicados en estadio Cartagonova ni con los tres mil festeros que le esperaban en las inmediaciones del campamento y el FC Cartagena no ha sabido desurdirse de ese gran bandullo y atasco humano.

La derrota de hoy no ayudará a que nuestros festeros puedan gozar rememorando la proclamación de la Ley de Roma para que la púnica Qart-Hadast pasase definitivamente a ser la ciudad romana de Carthago Nova, ni explicarse como el FC Cartagena ha abandonando los pasos de baile de antaño.
¡Hala Almice, hala tropas y legiones, hala majetes! échazle un capote al horizonte y cerrad el grifo de la tristeza, echazle un capotazo a estas fiestas que, no sabemos por qué, se presentaron hueras. Y que ustedes, pacientes veedores de este ventanuco, tengan motivos para cerrar septiembre con un conato de esperanza dibujado en sus rostros.

Acudamos al apagado del fuego sagrado que nos cierra la alegría. La vida sigue, y eso es lo importante. Todo pasa. Y poco queda. Que salga el sol, eso sí. Que las desventuras se tragan mejor sentados en un poyo asoleado viendo pasar la vida y las derrotas. Será lastimoso que el otoño deportivo se nos cuele antes de tiempo, lluvioso y frío, y nos joda lo poco que nos queda de alegría.
¿Y qué decir del árbitro Sagués Oscoz, Don Gorka? Pues nada, que es vasco, mal árbitro y tarjetero hasta aburrirse.

¡Amigos!, hasta el domingo que viene, que nos deleitaremos, si Dios quiere, marchando con aire de Isa para ser afortunados. ¡Ay! ¡Ay!

Pedro-Roberto J.P. hoy en Villamediana de Iregua. Dies9/25: ante diem septimum Kalendas Octubres .

Los matices de un partido en fiestas sin amparo de la Diosa Tanit.
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios