jueves. 07.07.2022

Nervios

¿Ya estamos nerviosos por un empate? El Cartagena sólo ha iniciado el camino que debe llevar de vuelta al equipo y a la ciudad a la Segunda División, y el comienzo de ese camino han sido días de vino y rosas. Sin embargo, no todo van a ser victorias, y...
¿Ya estamos nerviosos por un empate? El Cartagena sólo ha iniciado el camino que debe llevar de vuelta al equipo y a la ciudad a la Segunda División, y el comienzo de ese camino han sido días de vino y rosas. Sin embargo, no todo van a ser victorias, y mucho menos paseos militares. 

Ante el San Roque vimos a un Cartagena algo peor, sobre todo comparándolo con el que vimos en La Línea de la Concepción. A pesar de eso, el partido fue perfectamente ganable, al menos en la misma medida que, por ejemplo, el encuentro ante el Loja de hace dos semanas. El desarrollo de los acontecimientos fue similar. Incluso el equipo granadino me dio mayor sensación de peligro a veces que el propio conjunto lepero. La diferencia radicó, básicamente, en que la que cazó Florian (esta vez de cabeza) se perdió por encima de la portería. O, también, en que Perona hubiera estado dos centímetros más atrás dentro del área de lo que realmente estuvo. Y me niego a establecer debates futbolísticos basándonos en el único criterio de que la pelotita entre. Porque puede pasar o no.

Lo que yo creo es que el conjunto dirigido por pato se ha ganado crédito suficiente con las seis primeras victorias como para no ponernos nerviosos por un empate (¡¡UN EMPATE!!). El Jaén sigue a cuatro puntos, el equipo continúa líder, y sigue siendo el mejor equipo de los 81 de la categoría, ya que es el único que suma 19 puntos. 

La Segunda B es muy complicada, y si no que se lo pregunten a equipos como el Nástic o el Alcoyano. A los tarraconenses les ha costado conseguir la primera victoria, algo que han alcanzado esta jornada, y continúan en posiciones de descenso tras haber conocido durante varias semanas el farolillo rojo. Por su parte, los de 'El Collao' vencieron por primera vez en casa este domingo, y llevan tres derrotas y dos empates. No me quiero ni imaginar qué estaría pasando si eso hubiera ocurrido aquí.

Paciencia. Incluso cuando lleguen las derrotas, que llegarán. Hay que mantener la paciencia con un grupo que en siete jornadas ha demostrado que sabe lo que se trae entre manos, y que es capaz de ganar de manera regular. La paciencia es el pegamento de los equipos que ascienden. Porque la temporada va a ser muy larga.

En twitter: @charlidsg

Nervios
Comentarios