miércoles. 17.08.2022

Nueva y prometedora etapa del F.C. Cartagena

Así es, mis queridos amigos cartageneristas, otra etapa más, tal y como preveíamos, ha llegado. El público entusiasta y, a su vez doliente, del F.C. Cartagena, creo, ha vuelto a olvidar y, visto lo visto, además con razón, los recientes sinsabores blanquinegros, con ese arranque, como todos sabemos: en primer...
Así es, mis queridos amigos cartageneristas, otra etapa más, tal y como preveíamos, ha llegado. El público entusiasta y, a su vez doliente, del F.C. Cartagena, creo, ha vuelto a olvidar y, visto lo visto, además con razón, los recientes sinsabores blanquinegros, con ese arranque, como todos sabemos: en primer lugar, de pagar lo que se debe para no ser equipo moroso y eso, amigos, es ya un primer éxito; y en segundo lugar: se debe saber que ese es el comienzo de la construcción de un buen edificio; si a eso se le unen los actuales fichajes, a los que se unirán, en breve tiempo, el resto de componentes, a los que, de nuevo, se ha vuelto a unir el equipo médico con sus fisioterapeutas, ya veteranos en estas lides,  más esa primera parte del partido contra el equipo trianero, es motivo más que suficiente de tal animación.  

No me gusta presumir de profeta y mucho menos en este complicado mundo del “fulibán”, si comento que ya he oído, no obstante, a entusiastas seguidores, -que hace nada se mostraban decepcionados-, afirmar, incluso con entusiasmo, que la próxima temporada, volverá a ser la del ascenso. ¡Ojalá les crezca la boca un palmo!

Dicho esto, también he de admitir, la buena voluntad y el tremendo compromiso de los actuales directivos, mirando, eso sí, la optimización de la actual peseta (éase, euro) y lo pienso porque si el problema económico en sí, es problema grave en cualquier ámbito de la vida, trasladado al mundo del fútbol y, encima, en esta categoría, a veces se convierte en asuntos irresolubles, véanse equipos que no van a poder competir, incluso en nuestro futuro Grupo IV; y es que, amigos, la economía de un Club que se precie bueno, o  al menos intente serlo, debe ser un pozo sin fondo.

Por todo ello, visto el nuevo compromiso de los actuales rectores generales de nuestro equipo, una temporada más, animo desde esta lucha con la cuartilla en blanco (hoy día, ya ordenador) a lo que nos corresponde a nosotros; que ¿qué es?, pues llana y concisamente a nuestra colaboración, que no es otra que nuestra renovación del carnet de abonado y a ganar a Rayo, Valencia-Mestalla, nuestro filial Algar y Águilas, de momento, aunque ahora el resultado sea lo de menos, lo importante, como todos sabemos es hacer conocerse, hacer piña, crear el equipo y que el ambiente sea, si es posible, magistral. El flamante entrenador, D. Julio César Ribas, posee mimbres suficientes para lograrlo con sus más que conocimientos futbolísticos y, lo que es más importante, humanos.

¡Hasta la próxima amigos!, salud y suerte en el empeño.

Nueva y prometedora etapa del F.C. Cartagena
Comentarios