jueves. 02.02.2023

Tengamos la fiesta en paz

   GUILLERMO JIMÉNEZ Es conveniente y saludable que en estos  días (y después también) tengamos la fiesta en paz.   No la tendremos si nos mortificamos demasiado pensando en la deuda heredada que el FC Cartagena tiene bajo control en la Agencia Tributaria y que ya es vox populi: 3,5 millones de euros, redondeando.    Tampoco...

 GUILLERMO JIMÉNEZ

Es conveniente y saludable que en estos  días (y después también) tengamos la fiesta en paz.

 
No la tendremos si nos mortificamos demasiado pensando en la deuda heredada que el FC Cartagena tiene bajo control en la Agencia Tributaria y que ya es vox populi: 3,5 millones de euros, redondeando. 
 
Tampoco seremos demasiado felices estos días de luces especiales en las calles si nos detenemos  pensando en las tribulaciones del dueño del FC Cartagena y su Triunvirato en el tema 'mercado de invierno' por lo que representa reconocer que no se acertó en determinadas decisiones ficheriles en verano (imposible dar en el clavo al 100%, pero es que ni al 85%) y que ahora se trataría de acertar o de errar menos para potenciar deportivamente una entidad que se ha ganado el crédito como institución. Por sus hechos  con las correspondientes oposiciones de las moscas cojoneras que están en su derecho y está bien que existan como línea crítica.
 
Si viene o deja de venir el jugador X o si va a llegar Z, o si Sergio Jiménez busca o le buscan nueva destino es algo que se me escapa y no me preocupa en exceso. Lo deseable es que el equipo de Cartagena, enfrascado en un proyecto que promete afrontar el asunto 'cantera' de verdad  siga en línea de prosperidad, de plena dedicación en ésta y en otras tareas por sus responsables y que ese progreso se traduzca en una mejor clasificación del equipo y en una respuesta en el campo de juego que ilusione a la masa de abonados. ¿Es mucho pedir? Es lo deseable.
 
Recomendable será dejar aparcado el tema del Concurso de acreedores pensando que en febrero llegará la determinación del Juez encargado de dar vida, si procede, a la salida de la SAD FC Cartagena del atolladero en la que otros la metieron paralelamente con otras meteduras por sus determinaciones: las de pata.
 
Me niego a seguir escribiendo sobre Paco Gómez y del posterior esperpento de Sporto y de toda su parentela desaparecida en combate, porque sería tanto como desempolvar las terroríficas 'Historias para no dormir', de Edgar Allan Poe, y además no dejaría a los lectores  en paz en estas fiestas,
 

Tengamos la fiesta en paz
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios