domingo. 05.02.2023
UN RINCÓN PARA DOCE

En tiempos de tribulación no hacer mudanza

Han pasado unos días desde mi última aparición articulista y, por una vez y sin que sirva de precedente, he roto la promesa de no aparecer por esta pantalla hasta los primeros días de agosto como les había prometido.Aquí estoy de nuevo, no soporto estar ocioso y deseo responder a...
Han pasado unos días desde mi última aparición articulista y, por una vez y sin que sirva de precedente, he roto la promesa de no aparecer por esta pantalla hasta los primeros días de agosto como les había prometido.

Aquí estoy de nuevo, no soporto estar ocioso y deseo responder a la pregunta que esta mañana me ha formulado mi amiga Ribereña Santiaguera. Espero sepan disculpar, agradable lectora, lector estimable, que filosofe, para usted, desde esta gruta platónico-babiana donde vivo refugiado.

Verán, en ésta mi eremítica estancia, desde hace unos días, sólo dispongo para relacionarme con el exterior de un teletipo de campaña que en el 46 regalara a mi difunto padre un teniente del Servicio de Transmisiones (puesto en marcha milagrosamente por un electro-lampista- cubano y en el que el coste energético me sale gratis y no me pregunten por qué), y de un comunicador de campaña alemán, de manivela, modelo T48: un negrillo, puta madre.

Ahí andaba manipulando el artilugio cuando mi amiga y señora Santiaguera me preguntó: ¿Por qué Paco Gómez, el tío Paco, dueño y señor del F.C. Cartagena, se ha presentado en este inicio de temporada realizando “estentóreas”, ¿recuerdan a Jesús Gil?, declaraciones y toma de decisiones, marcando su territorio, que nadie le discute, tratando de potenciar lo que era un club jovial, alegre e ilusionado en un club, decaído, triste y sin horizontes claros, por lo menos en lo que llevamos de recorrido en este mes de julio.

Si las cosas funcionaron tan perfectamente bien la temporada pasada, ¿para qué cambiar? Prefiero ser la ostia y estar bendecido a seguir avanzando no se sabe a donde, y ahí está la muestra.

La actualidad hoy, además del F.C. Cartagena y sus inexistentes fichajes, es también Paco Gómez, el tío Paco y, no precisamente, el de las rebajas.

Amigos y encantadores lectores vayan ustedes donde vayan, lean lo que lean, oigan lo que oigan y viajen donde viajen, oirán esto: “El sueño de un sentimiento, iniciado en la temporada 2009-2010, puede resultar un fiasco y velatorio en la que acaba de empezar. ¡Ojo! Lo oigo y escucho, me lo cuentan y se lo cuento”. ¡Toma F.C.Cartagena!

Todos los indicios, fichemos bueno, bonito y barato, acertemos o no, iniciemos bien la temporada o lo hagamos desastrosamente, me conducen a presentir lo peor, el fútbol, en esta temporada, 2010-2011, que mañana se inicia, se está encabronando y consiguiendo algo tan quimérico, nimio, primario y necio como cabezazos sin sentido común.

Pienso estos días, repantigado en el chiringuito de la playa, a cubierto de este sol que abrasa y junto a una jarra de cervecica espumeante y fresca, no sobre las dos Españas, esto lo dejo para los políticos y estos ya tienen bastante, si lo sabrán ustedes, sino sobre la división que se ha creado, que temo durará toda la temporada próxima, con la planificación desplanificada en este, nuestro, vuestro, suyo Cartagena.

Pienso que están surgiendo dos aficiones futbolísticas cartageneristas conduciéndonos al borde del infarto. Yo, como tengo esperanza, creo en el Cartagena de JIM, y deseo que el Cartagena del tío Paco, cosecha 2010, sea tan joven, tan audaz, tan bravo tan lozano, tan veloz..., como el que correteó por los estadios españoles en el 2009-2010. Para ello, tendrá que ofrecer un recital de sus excelencias para que los otros equipos no nos aprieten las tuercas del fútbol.

No voy a decir aquello de. “cuanto más te conozco, más quiero a mi perro”, no. Este es un club complicado como casi todos y los presidentes, dueños, accionistas mayoritarios, todavía, más complicados.

Que sepan que hay pequeñas turbulencias e intuyo pueden extenderse a todo y, así, los cartageneristas se dividirán entre partidarios de todo lo habido y por haber: asiático contra carajillo, mar chica contra mar mayor, veraneo en playas frente a veraneo en montaña, los integristas del jamón Turolense, en tacos, ante los que osan preferir el de Jabugo y con grasilla.

La Caridad y Nuestra Señora del Rosell, campo y huerta, paparajotes y pastel de carne, vino con gaseosa y tinto de verano. En esta nuestra querida ciudad, como en las demás, todo tiene un contrario y el usuario, pagano o contribuyente gusta de pronunciarse rápida y vehementemente.

Curiosamente hay también en nuestra cultura parejas aceptadas por todos: cordero y cabrito, jamón y queso, el ajo pero cabañil, la chicha y la limoná o, sobre todo, Cartagena y Murcia.

Hay incluso, oh milagro, comodines que van con todo sin que nadie se rasgue las vestiduras: las patatas con chorizo, las alcachofas, que lo mismo alternan con cordero que con jamón, o la limonada, pareja admitida para vino y cerveza y formar una clarita. Teniendo en cuenta el historial y el carácter patrio, estos elementos comodín no son extraños dentro de la forofada futbolística y, por tanto, valiosísimos.

Nuestro, vuestro, suyo Cartagena, puede no funcionar. Trabajo costó la temporada pasada hacer grupo e ir dejando las señas de identidad de buen juego por todos los campos de la madre patria. Esto, para zanjar o azuzar debates, lo hicieron JIM y sus chavales, que tuvieron que desplegar toda su inteligencia para situarnos donde lo hicieron.

¡Presidente! Volvamos a colocar, por encima de otros intereses, la sensatez y la cordura, poniendo enfáticamente lo esencial sobre lo secundario, llevando como bandera y, en castellano, QUE LO UNICO QUE IMPORTA, A TODOS, ES EL F.C. CARTAGENA.

Miren que somos cansinos, oiga.

Adiós, y ya saben, no tengan miedo

Pedro-Roberto J.P. hoy en un Lugar, con encanto, del Mar Menor Dies7/19: ante diem quartum decimum Kalendas Augustas.

En tiempos de tribulación no hacer mudanza
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios