FALTÓ ACIERTO EN EL REMATE

Empate del Cartagena B, con una buena segunda parte en Águilas (0-0)

El filial albinegro empató sin goles  en un campo típicamente difícil y termina diciembre sin ser vencido. Sigue en espera de que la entrada de 2020 depare más triunfos  para ir remontando y en las dos próximas jornadas, ya en su traslado al campo 'Enrique López Belmonte' de Las Seiscientas,  tiene adversarios como la Minerva y el Ciudad de Murcia
EMaaGjsXYAAyjXv
Avance del Cartagena B por banda, en El Rubial. /FCC

ÁGUILAS-CARTAGENA B: 0-0

ÁGUILAS: Javi Soto, Morillas, Juanjo, Carlos Pérez, Rubén Primo, Parra, Adrián (Arcas 86'), Juan, José David, Perico (Javi Heranz 65’) y Joaquín (Vicente Meca, 65’)

CARTAGENA B:  Fran, Raúl, Ripoll, Josegi, Alexandre, Javi Vera, Leomar, David Vera, Revilla (Pipa 89'), Vázquez e Ismael (Siafá 82').

12 Miguel Ruiz, 13 Moñino, 14 Álex David, 15 Koke, 16 Siafá, 17 Franco 18 Pipa

ÁRBITRO:  Pablo Sabater Pérez. Tarjeta amarilla a Rubén Primo, Juan y Carlos Pérez, de los locales, y  David Vera, Josegi, Jorge López y Alexandre de los visitantes.

CAMPO: El Rubial, de Águilas, unos 400 espectadores

EMZr9iwXUAYnDs6

El Cartagena B que empató con el Águias en campo aguileño. / FC CARTAGENA

 El Águilas movió bien el balón en el primer tiempo, pero en la segunda parte los de Bascuñana desplegaron un mejor fútbol con elaboración de  jugadas de gol pero sin pólvora final, sin acierto de cara al gol. En el calentamiento Javi Vera se lesionó  y Koke tenía que mentalizarse para entrar en el equipo. 

Un flojo primer tiempo por los dos equipos dio paso a una segunda parte donde el filial  tomó el mando del partido y se le vio en condiciones de optar a ganar.  con ataques por las bandas de Vázquez y de  Leomar comprometían a los aguileños, que fueron dominados y las más claras ocasiones fueron para los cartageneristas, con disparos de Vázquez, Leomar  y una falta ejecutada por Alexandre, Pudieron vencer.

 El Cartagena B alcanza los 20 puntos y se mantiene en la 15ª posición. de cara a una liga exigente en la que, como filial, no siempre puede disponer de toda su gente.