miércoles. 17.08.2022
LO HA SIDO Y LO ES TODO EN LA DEPORTIVA MINERA

Francisco Urrea Nicolás, un personaje ejemplar

Urrea ha estado y está al servicio del fútbol minero durante varias décadas y de hecho este hombre es conocido en muchos rincones de la geografía de nuestra Región Murciana y de fuera de ella, entre las muchas facetas que se les atribuyen, están, utillero, masajista, delegado de campo, delegado...

Urrea ha estado y está al servicio del fútbol minero durante varias décadas y de hecho este hombre es conocido en muchos rincones de la geografía de nuestra Región Murciana y de fuera de ella, entre las muchas facetas que se les atribuyen, están, utillero, masajista, delegado de campo, delegado de equipo, ha sido árbitro en encuentros amistosos, encargado de material etc..,

Durante una de sus etapas de delegado de campo ha tenido varias diferencias con los árbitros de turno, ya que esta persona siente los colores de su equipo como algo muy personal, y de hecho esas diferencias con los colegiados le han valido el de ser sancionado por la federación en varias ocasiones y una de las más largas fue en los años 80 cuando fue sancionado con 6 meses.

Urrea es una persona amable servidor de los demás de donde los allá, pero que su punto débil es cuando él cree que se le está perjudicando a su equipo, de hecho cuando se le pregunta por estas anomalías ¿ qué os pasó el domingo ?, nos dice, "¡el árbitro estuvo fatal!". Estas mismas palabras se las dice a los mismos árbitros, y estos abecés se lo toman como una anécdota, de hecho actualmente los colegiados cuando llegan a las instalaciones deportivas, en donde la Minera va a disputar el encuentro, bien sean en el Ángel Celdran o fuera de ellas, algunos jóvenes árbitros preguntan, ¿ y el señor Urrea ? Estos jóvenes árbitros son hijos o conocidos de aquellos de antaño que un día charlaron “amablemente” con nuestro personaje en cuestión.

Igualmente nos comenta Urrea, que por motivos personales estuvo una temporada como masajista con el C.D Algar.   
           
    

Francisco Urrea Nicolás, un personaje ejemplar
Comentarios