LA ENTREVISTA TELEFÓNICA EN TIEMPO DE PANDEMIA

Lillo, militar en la AGA, dedicó su tiempo libre a equipos de la zona como Bala Azul, La Unión, Mar Menor,Cartagena B, Minerva...

Tiene Juan Lillo la dignidad de ser muy claro hablando. Futbolísticamente es una persona muy entendida desde su posición de entrenador de este deporte de intereses llamado fútbol  y también como mero aficionado.

Procura ser ecuánime y sobre todo trabajar con una ilusión que no le permite pasar por alto cualquier gran enfado cuando en plena campaña de competición y siendo el preparador tiene que recibir el aviso de que, lamentándolo mucho y deseándole suerte en el futuro, debe dejar el club. Es la destitución, el enemigo número uno de buen número de técnicos del fútbol y también uno de los principales caprichos  a mano de los dirigentes del club con responsabilidades.

PORTADA LILLO

Juan Lillo Nieto ha tenido en su hoja de servicios una serie de clubes de los que guardó un gran recuerdo, sin duda, aunque  de alguno de ellos haya salido con la maleta en la mano y despidiéndose. Estuvo cerca de ascender dos veces consecutivas  a Segunda división B con el Mar Menor de San Javier. Se recuerda  como rival a la  Formentera en una eliminatoria dificilísima puesto que los isleños ganaron en el estadio Pitin por cero a uno y posteriormente tuvieron que ganar los azulinos de San Javier y lo hicieron por 0-2 en las Baleares. Hubo otro pulso con Osasuna Promesas y ahí todo fue bastante peor porque los filiales pamplonicas se impusieron; la media de edad de los navarros era inferior a los de los San Javier, en sí, como posible factor determinante.

La proliferación de empates perjudicaron a Lillo en el Minerva de Alumbres, aunque el equipo estaba bien situado

Su largo recorrido profesional en el fútbol, el de Juan Lillo Nieto, tiene otras vivencias efímeras en equipos como La Unión y también en el Cartagena B, luna vez que los responsables del club blanquinegro lo decidieron así. Lo más reciente, en Alumbres al frente del Minerva. Realizó una fase de la liga con la cosecha de muchos empates, algunos de ellos pudieron ser victoria y otros derrotas pero el sumar 1 × 1 no llega ser muy rentable si no está el respaldo  del triunfo. Abandonó  su faena en el campo del Secante y fue relevado por Luis Franco.

Lillo  7278

Lillo con Paco Belmonte el día que entró de entrenador en el Cartagena B.

Hoy Juan Lillo se dedica elementalmente a lo que es su vocación y profesión:  la de militar en la Academia General del Aire de San Javier. Aparte el fútbol es su hobby su gran distracción, entretenimiento muy tomado en serio por una persona que en la estrategia lo analiza todo, absolutamente todo y luego naturalmente la suerte y  acierto  y la aportación individual de los futbolistas decidirá.

VÍDEO EXCLUSIVO DE SPORTCARTAGENA.ES