EN ANDUVA

Los esfuerzos del Mirandés se estrellaron en la defensa de un Mallorca que asciende (0-0)

Valió el marcador de la ida en Baleares. El 3-1 fue suficiente para el visitante de Anduva aun cuaqndo los rojillos locales se afanaron y desarrollaron un fútbol de pases largos que encontró freno en la seguir dfensa del Mallorca, que alcanzó su objetivo de volver a Segunda División

490991
El Mallorca, de blanco, puso freno al ímpetu del Mirandés. / ÚLTIMA HORA

MIRANDÉS-MALLORCA: 0-0

CD Mirandés: Limones, París, David Prieto, Israel Puerto, Gorka Kijera, Fernando Llorente, Ruper, Peláez, Yanis, Cervero y Borja Sánchez.

En el minuto 46 Melli releva a Israel Puerto; en el 50, Pito a Peláez, y en el 67 Antonio Romero a Fernando Llorente.

RCD Mallorca: Manolo Reina, Juan Sastre, Bonilla, Raillo, Xisco Campos, Marc Pedraza, Salva Sevilla, Ariday, Abdón, Álex López y lago Junior.

En el minuto 9 se retira Bonilla y es sustituido por Fran Gámez, en el 57 Álvaro Bustos por Ariday y en el 70 Faurin por Abdón.

Tarjetas amarillas a los locales Ruper, Cervero médico y Antonio Romero y a los visitantes Manolo Reina, yo al sastre, y a don. 

Incidencias: Encuentro de vuelta de eliminatoria de campeones de grupo, en el estadio de Anduva, de Miranda de Ebro, con unos 6.000 espectadores.

El Mirandés no pudo resolver su eliminatoria con el campeón del grupo Tercero de segunda B, un potente Mallorca que llevaba al campo burgalés una diferencia de tres a uno. Lo intentó derrochando coraje el cuadro de Anduva pero los mallorquines  hicieron una buena defensiva  ante Manolo Reina y aunque apenas llegaron al área de Limones subieron llevar el partido a su terreno y ascender a Segunda división sin grandes problemas.

El cuadro de Pablo Alfaro se vació especialmente en la segunda parte intentando abrir el marcador como procedimiento para aspirar a la llegada de un segundo tanto para eliminar a los isleños, ya que la portería de casa no pudo ser vulnerada.

El partido fue de rompe y rasga, de mediana calidad técnica pero de mayor y mejor control del cuadro visitante que jugó con una ordenada defensiva que supo aguantar las acometidas del bando casero que tuvo en Cervero uno de sus jugadores más acometedores.

Al Club Deportivo Mirandés le queda una segunda oportunidad como campeón de grupo, una vez   frustrado el sueño de acceder a las primeras de cambio. Pesó y decidió el 3-1 de la ida en Son Mox.

El público estuvo animando a su equipo de la misma manera que lo hicieron los cerca de 500 seguidores mallorquinistas en el recinto de Miranda de Ebro.