LOS HORNERO ZAPATA, TODOS JUNTOS EN LA UNIÓN

“No conocemos otro caso de tres hermanos jugando en un mismo equipo”

Aridane, Rubén y Fran coincidieron en la última jornada de Tercera División de esta temporada en el terreno de juego en el mismo partido y vistiendo la misma elástica, un hecho atípico que se ha dado en La Unión Club de Fútbol con los hermanos Hornero Zapata. Once años separan al mayor, Aridane, que cuenta con 27 ‘primaveras’, del pequeño, Fran, que tiene 16, situándose a medio camino Rubén con 24. “Hemos estado mirando y no hemos encontrado otro caso similar.

zzzztres
Los Hornero Zapata, todos juntos sobre el terreno de juego

Sí hay bastantes de dos hermanos en el mismo equipo e incluso el caso de un padre y un hijo, pero sobre tres hermanos, nada”, exponen los protagonistas de esta singular situación, pues Aridane es defensa, Rubén juega como centrocampista y Fran llega con la aureola de ser el delantero que más goles ha marcado con el juvenil de la AD La Unión. “A los tres nos distingue la entrega y la lucha, pero después cada uno tiene sus características. Fran tiene más visión de portería, Aridane tiene más colocación y seriedad atrás, y yo me muevo mejor en el centro del campo”, explica Rubén, de quien su hermano mayor destaca que no se cansa “de correr y correr, y después de correr, sigue corriendo”. ¿Quién ganaría en un cara a cara entre el zaguero y el delantero?, “mi hermano, es más fuerte”, apunta el benjamín de los Hornero Zapata.  

Nativos de la barriada de San Ginés de Cartagena, sus trayectorias son muy dispares. Aridane es un ‘trotamundos’. Empezó con 10 años en el Cartagena y después pasó por San Ginés, Ciudad Jardín, Cartagena, Real Murcia y Dolorense, en el fútbol base, continuando por La Unión (jugó el play off de 2007), Cartagena-La Unión, Villajoyosa (Alicante), Costa Cálida (ahora UCAM Murcia), Suiza (con un contrato de un año), Mar Menor, Quintanar del Rey (Cuenca) y regreso a La Unión.

Rubén empezó también con diez años en el Cartagena, para después pasar por San Ginés desde donde saltó al juvenil de La Unión, donde ha permanecido con el paréntesis de dos años en la Minera y un año en el Mar Menor. Los dos mayores sí coinciden en la vena de entrenar, habiendo saboreado Aridane y Rubén este año la alegría de ascender a sus respectivos equipos de base unionenses, a lo que se suma la alegría de Fran con el juvenil: “El secreto del juvenil ha sido luchar hasta el final y no rendirnos nunca”, apunta el delantero.

“Ha sido de los mejores años que hemos vivido, tanto por las trayectorias de los equipos donde hemos jugado como los que hemos entrenado, además de jugar los tres hermanos hemos jugado junto”, apunta Rubén, lo que respalda Aridane, aunque con la ‘espina’ de que ha faltado meter al equipo de La Unión en la fase de ascenso y que le respeten más las lesiones.

“Estamos súperorgullosos”, se dicen unos de otros, “pero más lo está nuestro padre, que ahora trabaja en Galicia y cada vez que puede se coge un vuelo para venir a vernos”.