TÉCNICO | EL NUEVO TROPIEZO ANTE EL SANLUQUEÑO, DECISIVO

El UCAM Murcia despide a su entrenador José María Salmerón por los malos resultados

Como se temía y parecía casi cantado, José María Salmerón, hasta ahora preparador de UCAM Murcia, ha dejado de serlo. El último tropiezo en La Condomina ante el At. Sanluqueño ha colmado la paciencia de los dirigentes del UCAM. El entrenador almeriense, que alcanzó la gloria con los universitarios en la campaña 15/16 al subir a Segunda División, ha sido destituido en este segundo periodo al frente del conjunto universitario.

1636194411_466283_1636194617_noticia_normal_recorte1
José María Salmerón acaba mal su segunda etapa como entrenador del UCAM Murcia

Esta segunda etapa del almeriense en la dirección técnica del UCAM Murcia ha estado muy lejos de acabar bien. Recordemos que Salmerón también estuvo cerca de tocar de nuevo el cielo al final de la pasada temporada, donde el equipo llegaría hasta la final que perdió ante la UD Ibiza  y se quedó a las puertas de regresar al fútbol profesional.

La decisión inmediata fue tomada tras caer en La Condomina ante el Sanluqueño , donde el UCAM recibió dos goles en dos acciones fortuitas. Esta ha sido la gota que ha colmado el vaso en una temporada donde los 'azuldorado' no han terminado de aclimatarse a esta Primera RFEF.

El director deportivo del equipo universitario Pedro Reverte ya busca en el mercado al técnico que pueda suplir en breve al almeriense

El balance del UCAM en el curso 21/22 ha sido negativo, atesorando cinco derrotas, tres empates y tres victorias en 11 jornadas. La primera piedra en el camino del ya extécnico del club fue encadenar unas tablas y un resbalón en las dos primeras citas, lo que llevó a agravar la situación con tres tropiezos consecutivos frente al Linense, Castelllón y Alcoyano -este último ofreciendo una imagen muy cuestionada en la cúpula universitaria-.

El desequilibrio de los murcianos no ha sido tanto sobre el césped, donde Salmerón ha sido siempre fiel a su estilo de juego y nunca ha renunciado a dominar las áreas -con más acierto en ataque que en defensa por el abultado número de bajas y dudas que ha acumulado el equipo en las últimas semanas-, sino que se ha plasmado más en el papel resultadista que ha terminado condenando al técnico de Almería.

El entrenador ha probado esquemas con tres centrales, con dos pivotes en la medular, con un enganche y la apertura de carriles, hasta se ha atrevido a poner dos delanteros con Nuha y Garrido a la cabeza. Sin embargo, no ha podido dar con la tecla en un equipo que no ha terminado de despegar en este año y que está pagando la novatada de la Primera RFEF.

El equipo universitario, con su director deportivo Pedro Reverte a la cabeza, está a la espera de decidir si se hace cargo del equipo un técnico interino mientras la dirección deportiva sondea el mercado en busca de un nuevo inquilino para el banquillo.