La violencia en el deporte base

El último episodio ocurrido en un partido de baloncesto de base en un Pabellón de Cartagena, donde la mujer del entrenador visitante tuvo contra la pared al árbitro del encuentro,  hace pensar que todavía queda mucho por recorrer para erradicar esta lacra

Por desgracia no será la última, aunque habrá que ponerles remedio. Es raro el fin de semana donde, bien en los telediarios o redes sociales nos llegan agresiones entre padres en pabellones y  terrenos de juego, con muchísima más proliferación en el fútbol.

Si todos estamos de acuerdo en  que el deporte es base fundamental para la educación de los hijos, tenemos que poner coto y buscar las herramientas precisas para desterrarlo. Y en ello deben de estar todos, federaciones, que lo intentan, la administraciones, que también ponen su grano de arena, muchos clubes, con labores de charlas e integración y,  los verdaderos “dolientes”, los padres.

ET3WS46VXVFHTJ73Y3W26S6AEE

Quizá debería de llegar el momento que se tenga que judicializar, no sólo por la vía civil o penal, sino proponiendo otras medidas más ejemplares para que esto no suceda. Lamentable la producción de espectáculos bochornosos  que se ofrecen a niños que se inician en el deporte, por parte de “aficionados” que tienen un comportamiento salvaje a consecuencia de lances  del juego que se repiten con relativa frecuencia.

El que se esté  “afiliado” a una entidad deportiva no nos da patente de corso para actuar como queramos. Tampoco es de recibo que todos los progenitores quieran que sus descendientes sean  magníficos jugadores y que solo busquen la  excelencia y no la práctica deportiva y,  si se tercia, su evolución positiva de la correspondiente disciplina que practique.      

Es habitual observar a los padres/abuelos convertirse en entrenadores, ofreciendo sus opiniones en cómo se debe de actuar, contraindicando las instrucciones de los entrenadores que, hoy día, se les exige unos conocimientos para poder optar a “educar deportivamente” a los jóvenes que se inician en el deporte.           

Es interesante y, además ayuda, a que estos actos se reflejen en los medios de comunicación, primero para que los “actores” queden en ridículo y además sepan que la justicia les espera, y  para que sirva de muestra para aquéllos que son habituales en este tipo de actos y puedan observar el rechazo a que se someten este tipo de “licenciados” y que en nada ayudan al resto de los que sólo quieren el “mens sana in corpore sano”.