Dieciocho jugadores titulares, un problema

Monteagudo tiene el reto de administrar los minutos entre sus jugadores, / GODINEZ/ SCT
Monteagudo tiene el reto de administrar los minutos entre sus jugadores, / GODINEZ/ SCT

Los dieciocho jugadores que toman camino de Sanlúcar de Barrameda (1.200 kilómetros ida y vuelta) en el personalizado autobús del FC Cartagena se lo ponen difícil al entrenador en cuanto a la hora de resolver sistema y alineación a utilizar este sábado. No hay bajas sensibles, se desplazan los que más están actuando. Ahora se trata de que Alberto Jiménez Monteagudo dé en la diana, que acierte en la formación inicial y en los subsiguientes cambios, según vaya desarrollándose la película en El Palmar, campo estrecho y menos incómodo en cuanto a su longitud, y luego que la suerte acompañe algo más que en Marbella o en Granada, por ejemplo.

Este fin de semana a Monteagudo hasta le ‘sobran’ jugadores. Entiéndase bien. Ausente el pasado encuentro Gonzalo Verdú, por lesión, jugó un recuperado Sergio Jiménez. Primera pregunta: ¿cuál de los dos canteranos jugará de inicio este sábado? ¿Solo uno o los dos? A lo mejor va a ser necesario varios 'achicadores' de balones, por las dimensiones del terreno y tal vez un exceso de balones a la olla blanquinegra.

Segunda pregunta: en la defensa irrumpió ante el Jaén como dorsal ‘2’, Ceballos, y Óscar Ramírez fue lateral zurdo por la ausencia de Jesús Álvaro. Al volver el canario, ¿qué va a suceder? Pues que el ‘3’ fijo volverá a ser fijo. En el ataque los buenos minutos del casi proscrito Sergio García ante el Jaén darán que pensar a A.M., también el desparpajo de Isi Ros. Y, ¿seguirá Germán de ‘9’? ¿Volverá el tantas veces preferido Arturo a salir desde el comienzo o estará el jefe de la estrategia a verlas venir?

Creo que en la puerta no hay debate. El míster ha trabajado psicológicamente con ambos metas, al menos de cara a la prensa, Los dos porteros son muy buenos. A mis medianas luces veo un encuentro más a Limones descansando. Mantener la portería a cero es lo mejor que puede sucederle a un guardameta, en este caso Marcos.  El problema de Monteagudo es la administración de minutos entre tanta gente buena, válida y responsable. Bendito problema para Alberto./ G. J.