martes. 31.01.2023

Unas Navidades tranquilas

Llega el parón navideño y lo hace en unas condiciones extraordinarias para un Cartagena que funciona a nivel deportivo e institucional. Hace mucho tiempo que no se recuerda un final de año tan sosegado.

La temporada pasada, a estas alturas, el Cartagena se fue de vacaciones tras empatar en casa ante el Melilla, con 5 derrotas y 7 empates en su haber, 8º clasificado con 25 puntos, y con el runrún de la posible destitución de Víctor, algo que se consumaría apenas un mes después.

En la Navidad de 2014 el equipo estaba sin entrenador, en un club convulso sin rumbo fijo, y se estaba cocinando una situación que estallaría meses después con los impagos, las 'espantás' de Pallarés y, en menor medida, Neira y la revolución del vestuario en contra de los Javieres - Martínez y Marco - que terminó dando paso a la creación de la plataforma "Salvemos al FC Cartagena" y a la llegada de Belmonte, más tarde. Parece que estemos hablando del Paleolítico, pero todo esto estaba latente hace solamente dos años. Al loro.

En 2013 el cuadro dirigido por Tevenet estab bien situado (3º) en la tabla, pero en los despachos la actividad era frenética. La cuerda de Paco Gómez se había roto y había que ponerse en marcha para encontrar un comprador. El nombre de González Sobrino ya sonaba en los últimos compases del año. Estaba claro que se vivía un momento histórico de cambio de manos.

Más atrás, en 2012, institucionalmente parecía todo más calmado, y la marejada venía del lado deportivo, pese a estar el equipo a un paso del playoff. Pato cesó como entrenador el 9 de diciembre, y los dos primeros partidos de su sustituto, Pacheta, se saldaron con sendos empates a 1 (fuera ante el Betis B y en casa ante un Ucam colista entonces). Se hablaba de revoluciones en el mercado invernal, con un Akinsola inadaptado, y de unas vacaciones demasiado largas para los futbolistas.

Aún más atrás, en 2011, el cuadro era horroroso. Con un equipo colista en Segunda División, tras perder 3-0 a domicilio contra el Xerez, se gestó la destitución del entonces técnico Javi López. Llegó Pedro Reverte a la dirección deportiva, trajo de su mano a Carlos Ríos (tremendo error) y trató de mover la plantilla, pero nada dio resultado y el Cartagena acabó descendiendo.

En 2010 fueron, seguramente, las últimas Navidades tranquilas, con un Cartagena que se marchó de vacaciones siendo 4º en Segunda y con un Juan Ignacio asentado en el banquillo. Seis años de problemas han tenido que pasar para poder comernos el turrón sin miedo a atragantarnos.

Unas Navidades tranquilas
Comentarios