El Jimbee Cartagena también existe

Dicen que es de bien nacido ser agradecido, y eso es lo que pretendo ser  con un deporte que me ha dado tanto (risas y algunas lágrimas).
El Jimbee aspira a todo en una temporada con muchas ilusiones puestas en ella
El Jimbee aspira a todo en una temporada con muchas ilusiones puestas en ella

Lejano queda ya aquel año 1993 en el que un apasionado del ‘fútbol cinco’ como es Antonio Mínguez, apoyado incondicionalmente por su media naranja, la entusiasta Gine Sáez, nos envenenaría con ese elixir adictivo que es el fútbol sala.

Desde aquél generoso año en el que aún humeaban los rescoldos de la Olimpiada de Barcelona, la Expo de Sevilla y el Madrid Capital Europea de la Cultura, Cartagena goza, vive y disfruta del mejor fútbol sala de España, o lo que es lo mismo, el mejor fútbol sala del mundo.

En este variopinto recorrido por la historia ha habido de todo: luces, sombras, risas, lágrimas, éxitos, decepciones, fiesta, decepción…

Pero, ¿a quién no le permanecen en su retina aquellas figuras mundiales que vistieron nuestros colores? Pongamos por caso los Manoel Tobias, Marcelo, Jordi Sánchez, Javier Orol, Jordi Torras, Simi…

Una lista interminable en la que no podía faltar nuestro cántabro de nacimiento, pero cartagenero de adopción, Javi Matía, el jugador que más veces ha defendido la camiseta del fútbol sala en Cartagena en sus innumerables colores y nombres diferentes.

Ni qué decir tiene que entre otras muchas cosas, los fichajes de Lenisio y Balo hicieron correr ‘ríos de tinta’ en todos los medios deportivos nacionales así como internacionales, al ser las dos contrataciones más caras de la historia del mencionado deporte, pagándose al contado con un cheque bancario (lo vieron mis propios ojos) la nada despreciable cantidad de 696.000 y 580.000 euros respectivamente por la cláusula de rescisión, cantidad a la que había que añadir el IVA correspondiente, firmado por Polaris World.

Mínguez Sáez F.S. (1993/2000); GMI Fútbol Sala Cartagena (2000/2002); Centro Médico Virgen de la Caridad (2002/2003);  Polaris World (2003/2007); Tuco Muebles (2007/2008); Peinsa (2008/2009), aunque no llegó a terminar por problemas económicos siendo acabada por Centro Médico Virgen de la Caridad; Reale Futsal Cartagena (2009/2012); la temporada 2012/2013 transcurre sin patrocinador aunque el nombre oficial es el Futsal Cartagena; Plásticos Romero Fútbol Sala (2013/2018); y Jimbee Fútbol Sala Cartagena (2018/actualidad).

Si bien es cierto que durante las veintiséis temporadas con las que cuenta el fútbol sala en Cartagena, solamente una vez se consiguió ser campeón de liga aunque fuera en la división de plata, no obstante, en el ranking figura en el puesto ocho de entre los equipos que más han permanecido en la máxima categoría.

El mayor logro conquistado transcurrió en la temporada 2005/2006, en los tiempos de Polaris World, donde se llegó a disputar la final del campeonato de liga frente a ElPozo. Perdiendo el último encuentro en una disputadísima final.

Otro dato significativo que tuvo una inusitada transcendencia fue la dimisión del fundador del club Antonio Mínguez, en el año 2012, hecho que obligó a ‘otra alma mater’  a tomar las riendas del club para evitar que desapareciera. Roberto Sánchez, mano derecha de Mínguez, ‘se lió la manta a la cabeza’ y decidió luchar ‘contra viento y marea’ para que no dejara de existir el club que tantos momentos de satisfacción nos había hecho pasar en nuestra querida ‘Bombonera’ de la calle Wssel de Guimbarda.

Difícilmente, un club de segunda división (categoría en la que militaba en el referido año 2012) de la disciplina deportiva que fuere, podría mantenerse sin problemas sin un patrocinador medianamente decente. Ese fue el caso de nuestro club que, a raíz de la dimisión de Antonio Mínguez, luchó toda una temporada con los recursos generados por el propio club. Eso llevó a estar un año entero sufriendo en los últimos puestos de la clasificación. Ya en la temporada siguiente (2013/2014) apareció la ‘mano salvadora’ de la empresa Plásticos Romero que con un ajustado presupuesto y apostando por jugadores de la región, lograron clasificar al equipo en quinta posición.

En la siguiente (2014/2015), el club volvió a acercarse a los puesto de arriba de la clasificación quedando en una discreta pero honrosa sexta posición. Esa fue la antesala de otro logro del ‘fútbol cinco’ en Cartagena, cuyo ‘cénit’ estuvo en el ascenso a la primera división de la liga nacional de fútbol sala, en la temporada 2015/2016, lugar del que nunca debió de haber salido. En las dos temporadas siguientes y de la mano de Plásticos Romero, el equipo intentó consolidarse entre la ‘élite’ logrando un puesto catorce y un noveno respectivamente.

En el pasado año 2018, se produjo otro importante ‘golpe de timón’ al gobernar la nave que tantos bandazos había dado a lo largo de su dilatada historia, la empresa JIMBEE de la mano de los hermanos Jiménez Bosque, que fueron recibidos en esta trimilenaria tierra como agua de mayo, haciendo una apuesta firme, arriesgada y con una fuerte inversión económica.

Con su llegada y coincidiendo con el uso permanente del magnífico Palacio de los Deportes de Cartagena, las aspiraciones deportivas volvieron a elevarse. Para ello, se realizaron fichajes de renombre y se sentaron las bases para la consolidación del proyecto deportivo con objetivos mayores a los conseguidos en las fechas más recientes.

En la actual temporada (2019/2020) y confiando en la mano del brasileño de nacimiento pero cartagenero de adopción André Brocanelo, se vuelve a dar otra ‘vuelta de tuerca’ con la incorporación de nuevas figuras del fútbol sala internacional, donde los resultados están aún por llegar.

Desde estas líneas pido el reconocimiento a todos y cada uno de los presidentes, patrocinadores, sponsors y el apoyo incondicional a los actuales gestores del Jimbee Cartagena. Sin desmerecer en nada a la que ha sido considerada durante varios años la ‘mejor afición de España’. Valoro y respeto a esos cientos de aficionados que renuevan año tras año su abono para apoyar a este deporte, pero echo en falta las numerosas peñas que alentaban y llevaban en ‘volandas’ a todos y cada uno de los jugadores de nuestro querido club.

Si verdaderamente queremos grandes logros y estar entre los mejores, que desafortunadamente son siempre los mismos, no debemos olvidar que ya fuimos un ‘gigante con pies de barro’ en los tiempos de POLARIS WORLD. Debemos apoyar, aún más si cabe, todos y cada uno de los aficionados habituales, también los que antes eran y por supuesto los que nunca lo han hecho pero que podrían hacerlo.

Jimbee Cartagena es nuestro equipo y debemos volcarnos con él, sin menoscabo al FC Cartagena, que aunque es el hermano mayor y todos nos identificamos con él, no debemos olvidar que todavía le queda mucho camino por recorrer hasta acercarse a las 16 temporadas en la primera división del Fútbol Sala Cartagena.

Y puestos a soñar,  ¿por qué no un FC Cartagena ascendiendo a la segunda división  y el Jimbee Cartagena luchando por el título de liga como ya lo hizo Polaris?

¿Utopía o posible realidad? ‘Los hombres son lo que los hombres quieren’ y cuando hablo de hombres incluyo, como no podría ser de otra manera, a las mujeres.

Diego de Haro

Expresidente Deportivo del Futsal Cartagena.