domingo. 25.09.2022

De nuevo 'somos los mejores'

La gran noticia del lunes, alumbrada el domingo y felizmente parida, es que Borja comienza a estar blindado. Ya lo estaba por Belmonte cuando éste proclamó que el de Ävila era el mejor de los mejores conocidos por él. De golpeado sin piedad como saco de boxeo, a intocable. En un segundo cambia la opinión del mundo, pero el abulense ha necesitado bastantes semanas, desde la 18 de la Liga y también precisado mogollón de tirones de orejas  de los entendedores de fútbol, que somos millones y todos tenemos la razón, para que haya dado por acabada su pretemporada pespunteada por cambios, rotaciones coronadas con la colocación de Carrasquilla donde rendía mucho menos que dándole al panameño carrete ofensivo. Después de Córdoba, al cielo azul. Orden, cohesión, seguridad, aplomo, brillo, contundencia, vivacidad y ’riñones’. Se me ocurren estos adjetivos pero hay más en la cartera: entereza, anticipación, firmeza, responsabilidad.

Tal y como ligó el juego el Cartagena en El Arcángel hasta el  macizo Vinicius creería estar jugando el domingo con la  elástica albinegra pero del Botafogo en el Olímpico Milton Nelson en un ambientazo de 50.000 personas y no ante los nueve mil desconsolados cordobesistas. Se jugó (jugaron ellos) de dulce y en la misma jornada el Marbella fue castigado por su tendencia al empate, y si es por cero patatero, mejor. No se puede ir a jugar como campeón con la mini excavadora preparada para, si hay un penalti  en contra, en el punto de cal en el barullo hacer un hoyo en veinte segundos.  Catorce igualadas suma ya el destronado líder, al que entre los ochenta clubes de segunda B solo supera el Calahorra, con 16 empates, que es el conjunto en el que ha ido a parar en invierno Rodrigo, todavía sin estrenarse como goleador en su nuevo equipo. Tampoco lo vimos marcar para el Cartagena.  Si el sincronismo se sigue dando en las diez semanas que restan para llegar al primer objetivo, el Efesé aterrizará en el playoff mentalmente mucho mejor preparado que en sus últimas oportunidades de fase de ascenso. Como muestra el botón de la penosa  eliminatoria con la Ponferradina, que venció en los dos campos con suficiencia (1-2 y 1-0) y una buena dosis de suerte, con el paisanaje del árbitro bilbaíno en la ida, Jon Ander González Esteban, amigo y casi vecino del míster Jon Andoni Pérez 'Bolo'. Con todos los méritos que tuvo el conjunto del Bierzo, con el delantero ciezano Isi Palazón en estado de gracia, aunque hoy hundido en la miseria en el Rayo Vallecano, con pocos minutos de participación. El fútbol es así de puñetero. En tanto la Ponfe realiza una muy digna campaña en Segunda, 10ª con 40 puntos, al nivel de los rayistas.

Los diez retos a priori que tiene que solventar el Cartagena, ya con el cambio de chip de Borja y con Sivori a su vera, no tienen desperdicio. Quedan tres para salvar marzo: Recreativo de Huelva, en el Cartagonova; salida a San Fernando, ante un rival imprevisible,  y recepción del Recreativo Granada. En abril, desplazamiento a El Prado de  Talavera con el equipo de Fran Alcoy jugándose la vida; enseguida el Villarrubia,  hoy el mejor clasificado de los modestos, en el estadio del Business en la zona noble del fondo Sur, en la jornada en la que, ojo, se disputará el  supuestamente tenso Marbella-Badajoz, y salida posterior a Villarrobledo, ya en la antesala del derbi Cartagena-R. Murcia (26 abril, bien pasada la resaca de la Semana Santa) con Adrián recordando que en la ida le dio un baño a Munúa en un desgraciado partido en el que los grana celebraron como un éxito de Champions los goles de Edu Luna y Víctor Meseguer el día de la Purísima, en el que los ícues salieron dormidos a jugar. El florido mayo muestra tres compromisos definitivos: salida a La Condomina alquilada por la UCAM al Consistorio y con Aketxe apuntando con su rifle de repetición comprado en Amazón (10 goles cuenta ya Isaac), y nuevo viaje, esta vez a Yecla, en una fecha en la que se disputa el Marbella-Córdoba,  otro partidazo, y para cerrar la Liga en el Cartagonova, el Mérida, hoy en plaza de descenso pero con capacidad para empatarle al Yeclano en La Constitución (2-2) o al revés porque fueron los de Sandroni los que tuvieron que correr para no perder el encuentro.

Se observará que cuatro de los diez últimos adversarios del Cartagena en la competición se encuentran en posición de descenso: Villarrobledo, Mérida, Recreativo Granada y Talavera. Si ese cuarteto de condenados al fuego no se hunde antes de tiempo el equipo de Borja va a tener problemas como también los tendrán los demás aspirantes. No es difícil se escape algún punto de los treinta a librar. Muchos puntos para pensar que todo el monte va a ser orégano.

De nuevo 'somos los mejores'
Comentarios