viernes. 07.10.2022

Imprescindible una nueva 'tacada' de puntos

Una vez digerido (más o menos) el frenazo en seco que recibió el FC Cartagena en Melilla, el buen manual de equipo líder recomienda realizar lo posible y lo imposible para reanudar con paso firme la ‘tacada’ de victorias que le hizo a Alberto Monteagudo y sus defensores sacar pecho con esos 4 puntos de ventaja sobre el Extremadura. Miro el calendario, me detengo y escudriño la talla de los cinco próximos partidos (UCAM Murcia, Villanovense, Mérida, Córdoba B y Marbella) y observo que hay esperando al ‘campeón de invierno’ rivales de todos los tamaños, colores y códigos de barras.

Hay variedad, ningún próximo adversario se asemeja al siguiente. Todos alertados y con las uña afiladas. Aguardan dos contrincantes, el primero y el quinto en el orden del calendario, con máximas aspiraciones, y en medio tres equipos de mitad de tabla, incluso un filial en apuros. Todos son capaces de dar un disgusto al más pintado. Los cinco se han reforzado en el mercado de las segundas oportunidades que acaba el día 31 de este mes. Así el papel que tiene que llevar a cabo el equipo de Monteagudo debe ser, por fuerza, el de todoterreno. Capaz de sobreponerse a los problemas del desierto, las rocas, el agua y si se tercia, los rayos que puedan caer de punta. Es decir, las bajas formas, las lesiones, las sanciones, las gripes, algunos errores arbitrales (incluidos los humanos) tienen que ser esquivados. El Cartagena tiene que ser un Batman o un Supermán. El campeonato no le va a caer por la chimenea.

Después del fiasco de Melilla, asumido por la mayoría natural como un descalabro de los dos o tres a lo sumo que pueden entrar en una Liga de 38 jornadas, el esfuerzo y el acierto tienen que ir encaminados a no hacer más concesiones. Teóricamente la plantilla blanquinegra ha mejorado para que también se eleve el nivel de respuesta del equipo, incluso con la ‘sangría’ de lesiones que están asolando y que hacen más intenso el esfuerzo. Bajar los brazos como de alguna manera se hizo, con el subconsciente dominado por el fracaso, no cabe en la cabeza.

Imprescindible una nueva 'tacada' de puntos
Comentarios