martes. 27.09.2022

La suerte aún no está echada

En más de medio siglo de historia –pongamos 57 años- Cartagena no ha conocido un ascenso a Segunda de su equipo representativo en materia fútbol 11. En fútbol sala ya es otra cosa y se encuentra en la cúspide. Este domingo inmediato tiene la posibilidad de conseguirlo y ya se sabe cómo se puede logar: superando el 1-0 adverso del domingo en la sauna del ‘Francisco de la Hera’ donde se recurrió a la hidratación de los protagonistas en el césped. ¿Es una entelequia vencer por 2-0 o 3-1? No. ¿Es difícil? Sí. Depende, siempre depende. Parte de la nebulosa de este juego pende de hilos.

Pero digan lo que digan, la suerte no está echada.

Desde que Pepe Escalante, lo recordará hoy a sus 63 años de edad, el entrenador del Córdoba, vecino de la Huerta de la Marquesa, en la barriada cordobesa de Ciudad Jardín,  declaró en el postpartido del ‘cordobazo’ (1998-1999) que las estadísticas están para romperlas. Los de El Arcángel las rompieron en el Cartagonova contra todo vaticinio, dejando con la boca abierta y acongojados a los espectadores que llenaban el recinto,  y aquella frase se me quedó clavada.  No la inventó Escalante, pero la refrescó en ese momento. La pronunció en el siglo XIX el primer ministro británico Benjamin Disraeli y seguramente se quedó descansando: “Hay tres tipos de mentiras: mentiras, grandes mentiras y las estadísticas”. Un empate aquella noche triste habría ascendido a los albinegros de Aranguren pero el 1-0 (gol de penalti, de Keko, el 'pichichi' catalán de Granollers) de la primera parte lo superaron los andaluces a balón parado en el segundo tiempo (1-2) al batir a Carmelo Trujillo. Gran batacazo. Ello no impidió que día después, en la despedida del curso se celebrase en Los Churrascos de El Algar una comida que estaba ya concertada pensando celebrar el ascenso que se frustró. El almuerzo de despedida se mantuvo y se brindó (amargo brindis, supongo) con cava de botellas con etiqueta para el supuesto eufórico momento, pensando en un futuro mejor y en levantar los ánimos alicaídos. La prensa no estuvo en el interior del famoso restaurante algareño; permaneció en el secarral exterior, esperando. Cada comensal se llevó una botella de espumoso.

25/03/07.25/03/07.PARTIDO DE SEGUNDA DIVISION DEL GRUPO IV ENTRE EL CORDOBA CONTRA EL ECIJA.FOTO JOSE MARTINEZ..FOTO JOSE MARTINEZ.

Pepe Escalante ya dijo la noche del 'Cordobazo' que las estadísticas están para romperlas.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Lo que cambia las situaciones y los tiempos: tras el éxito de Alcoy, Paco Gómez invitó a todos los chicos de prensa con la plantilla de jugadores y técnicos (desplazados en autobuses) a un almuerzo en su ultramoderna Bodega y residencia, con capilla,  de la carretera de Villena a Pinoso, kilómetro 8,8 en la finca Las Tiesas.  El 'Paloma', que hizo la mili en la base de Submarinos de Cartagena y era cocinero antes que fraile en los negocios, condimentó unas 'pelotas' para chuparse los dedos.

Y es que al fútbol cartagenero le han salido callos en el corazón, como a El Pupas, supongo,  con tanto infortunio, pero no puede pasarse la vida llorando las piruetas adversas y la cadena de infortunios  y ahí está vivo deseando llegue el día de San Juan del vigente año para alcanzar la que sería la gesta de las gestas. El mismo día de 1961 ascendió en San Mamés ante el Sestao al que el Athletic cedió su estadio para que el equipo de Ventura Martínez ‘Puntapuro’ (por su estatura) para los bordesicos ícues, empatase 1-1 y ascendiese. Acudía con una ventaja el 3-0 obtenida en El Almarjal en una tarde colosal del sevillano Rafael Hermoso, lo recuerdo bien, como si fuese ayer. Y el domingo puede ser otro pelotero de Sevilla, por ejemplo el utrerano Rubén Cruz, o el vasco Aketxe, al que el infortunio le debe varios goles en esta fase de ascenso, o quién sabe quién o cómo se las maravillaría para batir a Manu García por más de una vez.

El segundo capítulo glorioso de los blanquinegros fuera de casa se dio en el campo de 'San Isidro' de Torrejón de Ardoz y habrá que desempolvar el gol del canario José Luis en lanzamiento de falta. También fuera de casa  esta vez no por vía de playoff, que no existía tras la Liga sino por ser subcampeón de la competición por puntos y subir directamente de la mano del campeón Xerez CD en una última jornada rocambolesca donde los del argentino Gustavo Silva ‘jugaban’ en tres escenarios: Algeciras, Antequera y Torrejón.  Todo salió bordado aquel día.

El más cercano  ascenso en el tiempo y en la memoria se registró en El Collao de Alcoy (2-2) en unas condiciones dificilísimas en mayo de 2009. Estoy seguro fue el banderín de enganche de la Efesemanía, casi su nacimiento, el germen de una nueva etapa para un fútbol local con patente de sufridor. Ha sido la juventud la que ha impulsado el fútbol en territorio cartagenero, sin saber de la media la mitad de lo que sus abueletes han tenido que sufrir en las gradas desde los tiempos de Francisco Hernández Rubio 'Paco el Macho', presidente de ¨la 'Peña Cartagenera' y de los empresarios de la Hostelería al propio tiempo a la etapa actual de la bien organizada Federación de Peñas.

Para lograr sus tres ascensos como visitante  en 57 años el Cartagena necesitó la ayuda de muchísima suerte

 

Es obvio que ara que se consiguiesen esos tres ascensos visitantes el Cartagena necesitó de la ayuda de muchísima fortuna. Bilbao-Torrejón-Alcoy fue un triángulo afortunado que necesita ser ampliado en el inminente partido con el Extremadura, un gran equipo que es vulnerable como todos, con la fe de ir de menos a más, pero que el pasado domingo cometió el error de vencer solo por 1-0 (y lo puede pagar caro) a un rival llamado a ganar ahora por dos goles o por el mismo 1-0 recibido y encomendarse a la suerte suprema de los penaltis si ha lugar tras el añadido de media hora.

Al actual FC Cartagena, al que le está sucediendo de todo esta temporada (los imprevistos, siempre los imprevistos: lesiones de jugadores descartados para la fase caliente de la campaña; sanciones muy discutibles;   errores  arbitrales, errores humanos pero casi siempre en la misma dirección) pero como el deporte es veleidoso al equipo cartagenero le puede salir la jugada maestra de sortear en un solo día todos los inconvenientes habidos y por haber para gozar al final y ser el último en reír en esta fiesta que ningún cartagenerista se puede perder. Se debe intentar la proeza con  la ayuda fundamental de su gran afición que ya empujó con la fuerza de un ciclón la tarde del Celta B en un a modo de ensayo para lo que viene el domingo. Recuérdese que los blanquinegros ya ganaron en casa a Rayo Majadahonda y Celta B.

 

La suerte aún no está echada
Comentarios