domingo. 25.09.2022

Un mercado presuntamente chungo

Todos los signos apuntan, después del seguimiento a media distancia del proceso de los fichajes del mercado de invierno por parte del FC Cartagena, que a los responsables de llevar las gestiones en la marabunta de ofrecimientos les ha podido la presión de la calle, de los aficionados en tiempo de lógicas dudas, y al final se ha caído en  el poco recomendable ‘fichar por fichar’, que viene a ser como una lotería.

ByB han estado cercados en los últimos  días, ¡qué digo!, en las últimas horas y minutos y finalmente han tirado la toalla y salga el sol por Antequera: Vinicus Tanque o nadie... Divagando, mareando la perdiz, excesivamente confiados y entregados a la maldita improvisación que tantas veces está supeditada a un golpe de suerte. No es fácil acertar, de acuerdo. Aquí el ojo clínico es una entelequia. La Comisión Deportiva ha contratado tres piezas en enero, una de las cuales parece conseguida en el mercadillo de Cabo de Palos una mañana de domingo. Sin menosprecio del muchacho brasileño del Botafogo, placeado en la segunda portuguesa, que se merece un crédito y que andando los caminos, inescrutables y a veces con sorpresas para volcar los criterios, quién sabe si en mayo/junio sería capaz el moreno de marcar el gol del ascenso y nos pega una zasca a todos para que no prejuzguemos  de más. Pero de momento los amigos de la guasa ven aquí algo que podría ser parecido al esperpento del fichaje años atrás de 'Lobo' González Vigil, el peruano que fracasó de forma clamorosa.

No seamos mordaces, más de lo justito para poner picante, pero hay infalibles herramientas y modos para que cualquiera sepa buscar información hilada por un montón de medios para conocer cómo respira cada futbolista que figura en el mercado. Si luego te dejas llevar por la pericia de un representante, el problema es de los fichadores que te pueden haber tomado la cabellera.

El historial y los números de Vinicius Tanque, romo en aciertos goleadores, los datos analizados de un vistazo en circunstancias normales no habrían pasado el primer examen del 85% por ciento de las comisiones técnicas de los setenta y nueve clubes restantes de la categoría. Dejemos al margen a Borja Jiménez, quien parece ha contado poco en este menester, como ocurriera con Monteagudo y con Munúa, convidados de piedra en estos quehaceres en mayor o menor grado porque el chorreo de críticas va dirigido a quienes parece mentira hayan caído en esta situación. Expertos son y conocedores de estos asuntos, también, pero ahora tienen que pechar con los riesgos y mejor sería diesen alguna vez muestras de  humildad y desechasen un tufillo a arrogancia.

Johannesson y Berto Cayarca, los norteños traídos en tiempo y forma, tienen el placet inicial de la masa de abonados y seguidores del FC Cartagena, intuyo con un simple garbeo callejero en contacto con gente inquieta de la Efesemanía. Ojalá esta excepción  del defensa y el mediapunta tapen con unos buenos resultados el craso e hipotético error de fichar a Vinicius para cumplir un trámite a lo que salga. Algo impropio de un club bien organizado con una estructura que pretende ser capaz y sin excesivos medios.

Tampoco se trata de voltear campanas en el mercado,  como ha hecho el Marbella con el aparatoso fichaje de Granero (300 partidos en el fútbol profesional), sino  de moverse en unos parámetros razonables. Reinventando soluciones que ya estaban en la propia casa.  Recuperar el liderato y la ilusión tampoco sería una proeza de alta magnitud sino confirmar la calidad de una plantilla extraordinaria, que era y es mejorable -como todo- porque ya ha demostrado su calidad.

Un mercado presuntamente chungo
Comentarios