Plantilla con buena pinta, pendiente de los flecos

Los flecos. Para completar plantilla al renovado FC Cartagena solo le faltan los flecos. Los principales movimientos en materia de fichajes están hechos, bien cerrados y sellados. Falta conocer cómo quedan los ‘puntos filipinos’, las negociaciones con algunas aristas para retener o pasaportar a los tres futbolistas, que en función de lo que ocurra pueden alterar el traje hecho por Belmonte y Breis con el visto bueno de Munúa  hasta donde se ha podido. El uruguayo ha sido clave en traer a los dos porteros, donde ha podido elegir a gusto, y en la llegada de Queijeiro  y del propio cuerpo técnico trasvasado desde Abegondo.

¿Cómo va a quedar la plantilla? Al margen de lo que pueda suceder con Hugo, Moisés y Chavero, parece que entre los que siguen y las novedades que han llegado la paella tiene buena pinta y está casi en su punto. Se ha hecho una media tabla rasa y los nuevos ingredientes para empezar conjugan buenos detalles en sus intervenciones. Cubriéndonos las espaldas porque la Liga, la Copa y lo que venga después es otra cosa. La pretemporada es como un dolor de muelas que debe ser soportado obligatoriamente y los primeros que tienen que captarlo todo y luego decidir por lo que hayan visto son los técnicos. Ya este lunes 6 ante el Granada CF el ensayo en el Cartagonova no será tan liviano como han podido ser los anteriores, que tampoco han sido demasiados 'bolos'.

Munua chico

En pocos días los impacientes de la grada que permanecían en ascuas afilando los cuchillos de la crítica porque se veía venir la formación de un plantel de “pocas garantías” para ser de nuevo campeones (dentro de que en fútbol nadie puede garantizar nada), mientras en la jaula de grillos del vecino pimentonero se contrataba con pólvora de rey para ser campeones ya en enero, un más prudente Cartagena estaba viéndolas venir. Contratado Aketxe cuyo estado en el limbo de las negociaciones en Albacete parecía ser eterno, una vez que la defensa se apuntaló con Orfila y que el tema de los porteros quedó resuelto, el panorama de los fans más nerviosos comienza a ser visto con los mejores ojos. Más por lo que se intuye que por lo que se ve. Porque además en el filial hay tela marinera, caviar iraní de alta categoría. Se adivina que en la nueva plantilla, la que conduce Gustavo Munúa, no habrá muchos rellenos. Enorme, grandiosa ventaja. 

Y si el alcantarillero Carrillo es capaz de meter cada tres encuentros un gol a lo Messi como el que hizo la otra noche en el Cartagonva, entonces apaga y vámonos