viernes. 09.12.2022

Un punto siempre es un punto

Se desprecia a veces la suma del empate en uno de los partidos de una larga liga de 114 puntos. Precisamente al Cartagena le falta un punto para ser campeón y si no alcanzase el premio por culpa de ese punto que parecería insignificante si llega en septiembre o febrero por ejemplo, nos íbamos a acordar durante mucho tiempo de lo que vale un peine

Me quedo con el aserto: “todo lo que sea sumar es bueno”. Aunque las cadenas de empates suelen ser perjudiciales en las competiciones porque lastran a los equipos y en algunos casos los hunden en la miseria. No hace demasiadas campañas el conjunto malagueño de El Palo descendió a Tercera por su descarada tendencia al empate. 17 sumó en 2014-15, cuando bajó, y 16 igualadas alcanzó el Cartagena desgobernado por Sporto Gol Man en la misma campaña en la que se salvó, ya con Belmonte al frente, al eliminar al Las Palmas Atlético (1-1) en el Anexo del estadio Gran Canarias.

El actual equipo de Monteagudo, que ha sabido amasar muchos puntos en los desplazamientos, tantos como 32,  con un mísero pero a la vez fundamental punto frente al Écija le vale.

No se pudo o no se supo coronar la cima en La Línea el pasado domingo en un extraño partido cuyo vídeo prometo no volver a ver jamás, y el desenlace en teoría más sencillo para acabar líderes es alcanzar la igualada, algo que ni por asomo es lo natural en cualquier visita de los astigitanos al estadio de Benipila. Con finales de liga como éste en el grupo 4 de Segunda B se valora más lo que es un punto.

Un partido a abordar sin miedo desde la perspectiva albinegra pero sin la osadía de creer que se puede ganar sin descender del autobús, que decía Helenio Herrera, el mago entrenador del Barça hace más de medio siglo.
 

Un punto siempre es un punto
Comentarios