viernes. 07.10.2022

Tocar fondo

Alberto Monteagudo reconoció en el postpartido con Las Palmas Atlético que en bastante tiempo (“desde que yo estoy aquí”) el Cartagena no había jugado tan mal en el estadio Cartagonova, tras producirse el tercer empate de la temporada en casa y, lo peor, ofreciendo un juego muy decepcionante con errores en todas las líneas. El equipo fue un a modo de queso de gruyere, con agujeros por todas partes.

El entrenador solo salva de la quema al portero Pau Torres, quien habría mantenido su puerta a cero si no es por el penalti marcado por Artiles. En estas circunstancias, y sin mirar la posición del equipo canario en la tabla porque puede dar sonrojo, el punto sumado gracias a Moussa Cámara sabe a gloria. El gol del delantero africano dio el empate pero el equipo albinegro careció de chispa, aliento, alma y recursos mínimos para ganar. Mejoró algo cuando intentó apretar al final pero no lo suficiente.

A diferencia de otras jornadas donde se buscaba el juego colectivo, este domingo de desconcierto casi nada salió bien. Algún porcentaje de culpa tendrá, aunque sea mínimo, el hecho de que se jugase a las 11 horas por ese privilegio que la RFEF concede a los clubes que no son peninsulares. Pero también se jugó en Armilla en sesión matinal una semana antes y el conjunto de Monteagudo no estuvo dormido y salió airoso, sin hacer maravillas. Fue eficaz. Ante los canarios fue todo lo contrario: un desastre que no se puede repetir. Fue como tocar fondo. A partir de ahí solo cabe emerger. Pero con otra actitud, por lo menos. Con terapias de grupo o como sea. El problema no es de un solo jugador. Un clásico diría que puede haber "mar de fondo". Yo no lo sé. 

Tocar fondo
Comentarios