domingo. 25.09.2022

Toché en el candelero

Toché se ganó la admiración de la incipiente Efesemanía, en Segunda, después de ser una certera apuesta (un cara a o cruz)  de  Juan Ignacio Martínez (JIM) , al que después compensó con éxitos. No había tenido buena fortuna el delantero de Santomera en campañas precedentes pero en el Cartagena recién ascendido en el delirio de El Collao de Alcoy, donde hasta la regidora Pilar Barreiro la ducharon vestida en el postpartido, por la euforia del significado del gol del sevillano Juan Pablo in extremis a pase de Carmona, triunfó y sumó 35 goles en sus dos campañas albinegras. Víctor Fernández le ayudó, ya en categoría superior,  con muchos de sus milimétricos pases de gol que él metió en las jaulas rivales por saber estar en el sitio y por conocer como pocos la definición.

En sus dos años cartageneros Toché era feliz en la ciudad. Muchas noches paseaba su perrito por  la arteria Ramón y Cajal, la larga  como si fuese neoyorkina calle 18, y  algún aficionado paraba al santomerano para preguntarle alguna cosa. Acabado el ciclo del goleador en Cartagena fue subiendo como la espuma hasta alanzar el  techo de su cotización al ser contratado por el Panathinaikos en julio de 2011. Fichó por tres temporadas en los griegos y posteriormente saltó a La Coruña donde ascendió a Primera División con el Dépor.

Hace escasas horas Toché y el Real Oviedo rescindieron un contrato que estaba vigente. El atacante, que prestó grandes servicios (goleadores, cómo no, con 42 dianas en cuatro campañas) al equipo carbayón, y anteriormente al Deportivo de La Coruña,  ya no entraba en los esquemas técnicos. Sus últimos números: dos goles marcados en la campaña, uno en Copa del Rey en Mallorca (1-0) y el segundo tanto, más valioso, fue en liga en Elche (1-2), de penalti en el minuto 90, no avalaban que  José Verdú Nicolás siguiese ocupando una  de las plazas de la plantilla y desde que se supo iba a ser descarte la posibilidad de que su alta la gestionase Belmonte para el Cartagena surgió con todas las consecuencias. 

YToche (1024x768)

 Toché, especialista del gol. Treinta y cinco tantos hizo para el Cartagena de JIM en Segunda División.

 

El 2017-2018 no fue deportivamente un buen año para Toché. Siendo ya su preparador Juan Antonio Anquela en el equipo ovetense y cuando llevaba cinco goles en su cuenta, en octubre de 2017  Toché  padeció una lesión en el menisco interno de su rodilla izquierda que le llevó el quirófano.  El percance ocurrió en la salida a Alcorcón. Volvió a principios de enero de 2018, pero al parecer  no recuperó su mejor nivel. Desde aquella operación, actuó 47 encuentros con el Real Oviedo, pero solo quince como titular.

Belmonte,  del que sus amigos y otros no tanto dicen podría ceder su tarea de fichador a otra persona acaso más avezada, lo que parece le suena al afectado a cuerno quemado, confía en Toché y en cualquier momento se puede recibir la noticia (o no) de su incorporación al plantel de Munúa. Amparado el jefe en lo de que “donde hubo siempre queda”.  

La salida previa de Elady Zorrilla puede ser una de las claves del tema Toché, sin duda quien mejor que nadie sabe si su posible segunda parte  en su carrera en el FC Cartagena puede ser, por su aportación,  la del ascenso que se le ha negado tres veces seguidas a Paco Belmonte. Tres latigazos de los que solo se recuperan los obstinados y el dueño del club parece un poco cabezón. Donde hubo fuego, siempre quedan rescoldos, viene a decir el refrán.

Toché en el candelero
Comentarios