viernes. 09.12.2022

Una fase de ascenso con su miga

Nos encontramos ante un playoff de ascenso a Segunda muy emocionante y en cierta medida imprevisible donde “nadie se come crudo a nadie”. La igualdad preside los movimientos de los competidores por lo que se ha podido observar. Los pequeños detalles deciden. Te despistas y ya te  han metido el dedo en el ojo.

El Elche estuvo el domingo más de medio partido preso del vivo y ágil Sporting B en el Martínez Valero, que lo puso entre las cuerdas con el 0-1, un marcador corto para las ocasiones elaboradas por los chavales asturianos. Gonzalo Verdú y sus compañeros de defensa las pasaron canutas. Este partido lo resolvió el equipo de Pacheta por arte del ‘revolucionario’ Nino, el goleador in extremis que aprovechó dos descuidos defensivos del filial sportinguista para darle la vuelta al marcador con otros tantos remates certeros a la red. Nino ha sido rehabilitado por el nuevo entrenador después de estar fuera del club por decisión técnica de otros. Pongamos aquí a Josico. Pero fue el clamor popular de la afición ilicitana lo que salvó de la hoguera al pequeño gran futbolista.

El Mirandés, en Almendralejo, se salió con la suya al encauzar la eliminatoria con el 'suertudo' 0-1 pero no hay que descartar nada en la vuelta en Anduva, si el Extremadura no se desfonda y su artillería exprime el limón del balón parado. Cierto que el equipo de Pablo Alfaro tiene ventajas.

El Villarreal B-Fuenlabrada también está para que de él se pueda esperar todo. Otro empate sin goles en la ida, como el del Cartagena en Vigo. Con este sistema de decidir las eliminatorias por doble valor del gol visitante, nunca se sabe y proporciona noches en vela, dándole vueltas al tema. Pero si al Elche le salvó la veteranía en un cuarto de hora de reacción el domingo dándole esperanzas para la vuelta en las instalaciones de Mareo, los albinegros pueden tirar de ese factor que solo se adquiere con años para decantar la eliminatoria en el Cartagonova con el Celta B.

No digo que sea sencillo pero hay antecedentes próximos (el 2-0 del Marbella a los celestes, aunque éstos salvaron en los penaltis la eliminatoria cerca de la Milla de Oro), y fabrico optimismo además por el hecho de que el Celta B en su liga regular no se ha pasado fuera de Barreiro. Su derrota más fuerte se la proporcionó el Talavera (3-0) el equipo al que los cartageneristas eliminaron de la Copa del Rey con un golazo de Jesús Álvaro. Es en su campo donde  los celtiñas apabullan y responden al 120 por 100. Y el Cartagena tuvo la suerte de salir de allí vivo. No es poco para como se las está gastando este playoff. ¿Es bueno, malo o regular el 0-0? No tengo la menor idea.

Una fase de ascenso con su miga
Comentarios