sábado. 25.06.2022

Vinicius Tanque, un ‘Super Star’

¿Está sorprendiendo Vinicius Tanque en el Cartagena? Quienes confiaron en él cuando se iba a bajar la persiana del Mercado Principal de Abastos, digo del Mercado de invierno establecido por los sabihondos jefes del fútbol, los que confiaban en el futbolista del Botafogo cabían en un taxi de la parada de la plaza de España. Eran su representante, el empleado de la hamburguesería de Ribeirão Preto, cerca de Sao Paulo en la que se dice que el ‘pantera’, que así se adjetiva en Brasil a los botafoguistas, daba buena cuenta de esa comida rápida, y también confiaba en él un primo suyo.Todo esto como futbolista.

El fichaje de la última hora para el Cartagena el 1 de septiembre,  minutos antes de la hora bruja daba la sensación de ser una apuesta de las que “a ver qué pasa y que el señor nos `pille confesados”.  Ni más ni menos. Y al final va a resultar que los ByB van a acertar con las altas de Diegui Johannesson, Berto Cayarga y del señor Tanque,   el fichaje pantera para que los desconfiados que aguardaban este extraño invierno de pacotilla un fracaso con una segunda versión de Lobo González Vigil o de Goiria en el Cartagena de otros tiempos se iba a repetir. Ambos mencionados aquí respetuosamente como ejemplo de una ineficacia profesional supina, limeño y vasco, han sido prototipo de delanteros que no le llegaron a marcar un gol al arcoiris en tres dimensiones cuando eran blanquinegros y los trajo Paco Gómez por gestión de sus adláteres que acertaron firmando a Víctor Fernández, el mariscal Pascal Cygan, Toché, Quique de Lucas..., pero se columpiaron en algunas excepciones

VI VALElo-2

Vinicius Tanque en su presentación en el FC Cartagena. / SCT

Y Vinicius ya puede sacar pecho, de verdad, tras la puesta a punto ante los medios el día que Belmonte lo presentó  con todo boato en la zona Business,  y tuvo que ser asistido por intérprete, su agente profesional, para que nos aclarásemos con él. Porque lo de Vinicius Tanque es un escarmiento para los profetas que decían/decíamos que habría que ver cómo volaba el pájaro y, en pocos días, salvo que la fuente se seque, ya hemos podido ver  el golazo el día de su presentación y también el que le fue anulado en el mismo partido. Y el domingo 23-F puso “todo el mundo al suelo”, como Antonio Tejero, con el gol del 1-1 que fue de marca mayor gracias a que el ilicitano David Forniés le envió desde la izquierda un centro de dátil de oro  del huerto de Candalix para que cabecease el balón al sitio donde Javi Jiménez no podía llegar. Pero es que no habría llegado a la pelota ni Casillas, ni Alconada, ni Zubi, ni el ruso Yashin que resucitase.

Solo con estos dos goles válidos, contando con los que seguro marcará Elady, que está dando el callo como corresponde en el aceitero, y algún otro compañero como Bertín Cayarga, vemos al Cartagena cambiar por el que se quería ver, el bueno y no el dubitativo: sin miserias en el ataque y con el chaval Carrasquilla de fuente de alimentación de  medio campo adelante (Borja, por favor…) Sin tener que acordarnos de los goles de Isaac Aketxe, que  debe de estar en la XIV estación de su Vía Crucis penitencial en la Universidad Católica, con el nuevo entrenador que le han traído.

El Tanque es para el Efesé como la  chispa de la nueva vida, un sucedáneo futbolero de la cocacola y hasta puede ser el emblema redivivo de los atacantes a la antigua usanza, gente atleta, de gimnasio de boxeo, sin miedo al choque, camino de ser kamikaze  en pelea (noble) con los defensas que lo ven llegar y fruncen el entrecejo porque no se fían. Más vale asustar que pasar inadvertido y que te vean como un trompo al borde del área con el 78% de materia grasa  llegando tarde y mal a los remates. Todo vale para la guerra del gol. Pero Vinicius Tanque es otra cosa. Vamos, digo yo.

Los más críticos y exigentes aficionados, los impertinentes y los quemasangres,  hasta los falsos que dicen van al estadio y luego no van y lo ven en el Footters de un bar, todos ellos o muchos de ellos están a punto de ser convertidos a lo que está por llegar al entorno del FC Cartagena SAD como el brasileño siga así y no se desvíe un milímetro: la viniciusmanía.

 

Vinicius Tanque, un ‘Super Star’
Comentarios