sábado. 25.06.2022

¿Que viene el Barça? Pues gritemos…

A expensas de crearme algún enemigo o de que haya alguien a quien le pueda ofender este comentario, creo que todos (o prácticamente todos) coincidimos en que lo que está sucediendo en Cataluña es, cuanto menos, un disparate. Al menos, y como es mi caso, visto desde la lejanía.

Y ya no entro en las libertades y en las terribles ansias de separatismo e independencia de algunos catalanes (que por suerte no son la gran mayoría como se nos quiere vender desde distintos sectores de la prensa), sino en el espíritu ‘anti catalán’ que todo eso está sembrando en muchos, muchísimos ciudadanos españoles que asistimos sorprendidos a las terribles imágenes de encapuchados (la gran mayoría imberbes analfabetos a los que han educado inculcando odio hacia nuestra nación), recibiendo trompazos a diestro y siniestro por parte de las fuerzas de Seguridad del Estado.

Qué quieren que les diga, que a mí, sinceramente, me la trae al pairo. Si se ponen delante de tíos de dos metros con una porra en la mano y encima les chulean, pues ‘jarabe de palo’ que decía aquel. Peor para ellos.

Pero como por suerte aquí no estamos para hablar de política y de independencia sino de deporte, les he soltado toda esta introducción por aquello de la visita del FC Barcelona a Cartagena el próximo 13 de noviembre.

Partiendo de la base de que la predisposición y el ofrecimiento del club culé de desplazarse hasta Cartagena para ayudar desinteresadamente a los damnificados por las brutales y tremendas inundaciones del mes pasado, a jugar con un equipo de Segunda B, en un campo chiquitito comparado con el Nou Camp (valga el dato de que su propio Mini Estadi es igual que el Cartagonova), es para quitarse el sombrero y aplaudir a rabiar a los azulgranas, también es verdad que este partido está siendo, por desgracia, más noticiable en algunos momentos por aspectos extradeportivos que por el mero hecho de que el uno de los mejores clubes del Mundo vaya a venir a nuestra ciudad.

Me da la sensación de que a esta altura de la película parece que hay gente con mucho tiempo libre y con ganas de llevarse el premio al ‘Tonto del Año’, y digo tonto por no utilizar otra expresión algo más fuerte, que con ganas me quedo.

img_pmorata_20191002-220300_imagenes_md_propias_pmorata_fcbarcelonaintermilan662-kkaB-U47779930288B0F-980x554@MundoDeportivo-Web

Desde que se supo que el Barça iba a disputar este amistoso, las manifestaciones públicas, sobre todo en redes sociales, de algunas personas que, repito, se les quedaría corto el premio al tonto o al payaso de turno, se han ido sucediendo hasta tal punto de que incluso el propio presidente todopoderoso del FC Cartagena, Paco Belmonte, ha tenido que salir a la luz pública para pedir calma y sensatez. 

Comentarios del tipo de que cuando salte el Barça al Cartagonova sea recibido con pitos, con abucheos y con gritos, que el estadio entero cante al unísono el ‘Viva España’ o gilipolleces de esta índole, no me llevan más que a pensar que hay gente que no sabe diferenciar el deporte de la política o que por desgracia carece de personalidad, intentando arrastrar a las masas a mostrar sus frustraciones para hacer el ridículo en un partido de fútbol. Bueno no, no en un partido de fútbol como el del día 13, sino en una cita deportiva que tiene que ser una fiesta para el aficionado cartagenero.

Y yo, si les soy sincero, voy a ser de los que griten y chillen, y bien fuerte, pues claro que sí. Pero lo voy a hacer en la manifestación del día 30 en la Plaza de España por el Mar Menor, y lo haré como si me fuera la vida en ello cuando los cartageneros salgamos a la calle a pedir, por ejemplo, la Unidad de Hemodinámica para el hospital de Santa Lucía o de tantas y tantas cosas que de verdad nos afectan y nos importan a los ciudadanos de esta bendita tierra. Y gritaré lo más fuerte que pueda.

Mientras tanto, el 13 de noviembre en el Cartagonova me levantaré y aplaudiré. Y no porque sea el FC Barcelona, el Bayern de Munich o el Milán el que juegue ese partido, sino por el detallazo y el ejemplo que han dado los azulgranas en colaborar y poner su granito de arena a una tragedia como la que se produjo con la maldita DANA. 

Y los tontos, mientras, que sigan diciendo tonterías y haciendo el parias en las redes sociales porque seguro que las miles de personas que iremos al Estadio les callaremos la boca para dar ejemplo y demostrar que aquí, en Cartagena, tenemos más señorío que ellos y que, sobre todo y por encima de todo, somos gente bien nacida y agradecida.

 

¿Que viene el Barça? Pues gritemos…
Comentarios