Blanquinegros y granas: el día y la noche

A ver como te lo explico para que justificarte mi intromisión voluntaria en este tu periódico digital. Resulta que hace más de cuarenta años que conozco a Guillermo Jiménez, fino estilista de la pluma, experto en columnas periodísticas como género literario de arte mayor, periodista del deporte con el compartí redacción en La Verdad. Y otro tanto cabría decir del tiempo que mantengo una relación estable con mi camoto favorito, en dura pugna con Carlitos Illán, y noble cofrade Manuel Angel Balaguer con quien coincidí en Línea y La Opinión. Manolo, intuitivo como pocos, siempre ejerció de zahorí en esta nuestra prensa deportiva y supo ver iniciativa donde no la había para poner en marcha lo que hoy es una brillante realidad para Cartagena y Cía: Sportcartagena. Oye que da gusto leerlo todos los días. Los primeros en contarlo y tú de los primeros en enterarte.

Pues resulta que a mi camotín Balaguer se le ocurrió el otro día ,cuando ambos homenajeamos a nuestro Luis Ruipérez, que desde hace unos años anda por el Cielo poniéndole pleitos a todo aquel que no lleve túnica blanquinegra ( por cierto que me gustaría haber visto en el acto a algún representante de la directiva del actual Cartagena); se le ocurrió digo proponerme que os escriba de vez en cuando desde Murcia con mucho amor. Y yo que soy hombre fácil y de gatillo acelerado me dije: a ver como le puedo yo decir que no, si este es capaz de llamar a su Fuen (abogada suprema) y ponerme un pleito por las horas de sueño perdidas en aquellas redacciones tan distintas de las actuales. Pues si, claro que sí. Faltaría más. Y además así vuelvo a tomar contacto con el Efesé, al que traté de servir desde la información más rigurosa desde los micrófonos de la cadena SER, programa En Punta-2, con aquellos grandes personajes del cartagenerismo : Andrés Martínez, Aranguren, Carlos Conesa, Perico Arango, Felipe Mesones, Trasante, etc,

Lo primero que tengo que decirte, desde Murcia con amor, es que blanquinegros y granas representan hoy el día y la noche. Unos arriba y la cartera disponible. Y otros mirando hacia la cola y empeñados hasta la ceja. En la vida, en fútbol también, al final recoges lo que siembras. Y en el Murcia se han sembrado en los últimos tiempos una lustrosa simiente de robaperas, chisgarabises y demás correlindes que han metido al centenario en la que probablemente sea la crisis más importante de su historia. Sería necesario un libro para poder contar al detalle la historia de la cantidad de desmanes, barbaridades y estropicios que han hundido a los granas en su situación actual. Tiempo habrá. Pero ya te vale repasar la relación de sujetos que han desfilado en épocas recientes por cargos de responsabilidad en Nueva Condomina para vislumbrar lo que nunca hay que hacer en la vida. En el fútbol también.

Aketxe pugna por un balón en el último Murcia-Cartagena que acabó con victoria albinegra en NC/RAÚL VELASCO

Aketxe pugna por un balón en el último Murcia-Cartagena que acabó con victoria albinegra en NC/RAÚL VELASCO

Por el contrario, el Cartagena recorre en sentido contrario. El de un proyecto serio y cimentado con claras aspiraciones de ascenso. Una meta que se esfumó en el ultimo instante del  ejercicio pasado. Pero ahí también vale la experiencia. Y desde la vera del Segura se ve al Cartagena de Belmonte y Breis, como un futuro equipo de Segunda A. Si no hay accidentes imprevistos así será. Y así lo espero. Una ciudad y una afición que merecen y siempre han merecido una plaza en el fútbol profesional. Que así sea. O , mejor dicho, para los desmemoriados. Que así vuelva a ser.