La conquista de Málaga

Estoy que no me cabe el gozo de ver a mi Cartagena en Segunda División, como estoy seguro de todos los miles de cartageneros, que disfrutamos el lunes 20 de julio sobre las una de la madrugada de ese añorado ascenso que tanto perseguíamos y se nos resistía; por eso cuando Marc Martinez detuvo el penalti a Ortiz, estallamos de lágrimas de alegría por lo que muchas veces se nos había negado injustamente. Pero mira que lo pasamos mal, sufrimos y algunos como yo,  con un valium en el cuerpo para mantener un poco la calma porque si de algo tiene para regalar este equipo es de pasarlo mal, hacernos sufrir y llegar al límite de nuestras fuerzas y sentimientos.

Menos mal que cada día sale de nuevo el sol, y el amanecer de este 20 de julio de 2020, ha sido brillante, lleno de gozo, y las heridas que sangraban se han curado, y ahora se nos presenta un futuro, estoy seguro, lleno de ilusión y de grandes perspectivas.

Pero mucho ojo, con los pies en el suelo, porque entramos en una categoría muy difícil, con grandes equipos y entidades muy consolidadas en el fútbol profesional, y habrá que hacer las cosas muy bien e intentar consolidar el proyecto para muchos años en esa Segunda División, que realmente es  una Primera B, y sino, me remito a los equipazos que representan a grandes ciudades de la geografía española y que todos sabemos cuáles son.

gregorio20161123172943-18g

He titulado este artículo como “ La Conquista de Málaga” , porque esa ciudad andaluza y mediterránea  a la que visitaremos de nuevo la próxima temporada, ya ha quedado grabada con letras de oro en la historia del fútbol cartagenero, tal como quedaron Alcoy o Torrejón. Y en concreto, el fenomenal estadio de La Rosaleda que  va a quedar en el recuerdo de miles de cartageneros que siempre se acordaran de que ahí, y después de varios intentos consecutivos, en los que la suerte nos resultó esquiva, se consiguió un ascenso sufrido pero no por ello menos merecido en un año que también va a quedar en nuestros recuerdos debido a la pandemia mundial del coronavirus, y que en nuestro país en concreto, se ha cobrado más de 28.000 vidas.

También a ellos, destacando a los cartageneros, que nos han dejado, va dedicado este ascenso. Estoy seguro que también ha pasado por las mentes de nuestros dirigentes, sobretodo de Paco Belmonte, nuestro presidente, pero también de todos y cada uno de los jugadores y empleados del club.

Ahora ya no es momento de tristezas ni de angustias, sino de disfrutar este ascenso, todos y cada uno de nosotros; aunque quiero hacer especial mención a algunos amigos y conocidos que también conquistaron Málaga el pasado domingo, se lo que han sufrido, llorado y pasados malos momentos, en lo deportivo pero también en lo personal.

Vaya desde aquí mi homenaje a Simón Ruiz ( padre e hijo ), Loren Vergara, Manuel Angel Balaguer, Guillermo Jiménez, Juan Ros, Antonio del pórtico Romano, Amalia, Maria Jesús Esparza, Trini Ros, Paco y Mari Carmen, Rafa Ruiz Manteca, Juan Isidro, Hugo, Diego de Haro, Pedro Cordero, Isidoro, Jose María Marín, Alfonso Melenchón, Leo Gómez, Andrés y Jose el chico, Perico Arango, los Pani ( padre e hijo ), Paco López, Trasante, Manolo Palomeque, Pencho Angosto,los hermanos Cayuela,Luis Godínez,  Ginés Fernández, Pedro Hernández, José Hamú, Paco Rubí, los Mellado ( padre e hijo) y tantos otros que seguro me dejo por el camino y que me podría tirar horas y horas escribiendo , pero que en general son muchos miles, abonados y no abonados que sienten a este equipo como algo que forma parte de ellos y que este ascenso les va a suponer tener algo más a lo que dedicar  algunos minutos de sus vidas , porque si hay una cosa clara, es que el fútbol une y hace amistad y en muchos casos fortalece esa amistad.

Que este ascenso nos suponga estar muchos años en la élite del fútbol y a Cartagena en el panorama nacional, que por historia, por población y por lo que aporta a la economía de la Comunidad y de España se merece. Sólo pido a nuestros dirigentes, a nuestros políticos y a nuestros empresarios que lo cuidemos porque el éxito de nuestro equipo formará parte de sus éxitos. Construyamos un proyecto sólido y consolidemos a éste en Segunda División.