La Farola del Lago: ¡Cuando un amigo se va..!

Así empieza la letra de una conocida y emotiva canción, desgraciadamente no es solo un amigo el que se va, (simbólicamente claro) son más de 100 amigos los que dejan su puesto, su trabajo, con todo el dolor de su alma. Más de 27 años hace que se instaló Pryca, y después Eroski, en nuestra ciudad Cartagena España, todos esos años, hemos ido semanalmente mi esposa yo, a comprar a ese comercio.

Durante ese tiempo, se ha creado una amistad fantástica, con todos los empleados y las empleadas de lo que últimamente era Eroski, gracias a mí columna “La farola del Lago” en Sportcartagena, se hicieron todas aficionadas al fútbol, y a leer mis artículos de opinión, todos los sábados me preguntaban ¿cómo ha quedado el Cartagena?, ¿cuándo publican la próxima columna?, e incluso varios de ellos, se hicieron socias y socios de nuestro F.C. Cartagena, gracias a mi persistencia. Y por supuesto, lectores de nuestro “digital”.

IMG-20190714-WA0037

Loren posa con tres empleados de Eroski, seguidores del FC Cartagena y de Sportcartagena.

 Por tantos años de clientes de ese comercio, mi mujer sabía a ciegas donde estaban los productos, la despachaban con sumo placer, tanto en el mostrador, como en las cajas, ¡de verdad! me ha causado una enorme pena, ver como lamentablemente se cierran comercios, fábricas… y se pierden puestos de trabajo que tanta falta le hace a la juventud, y a los que no son tan jóvenes, porque ya me diréis amigos míos que hace un hombre o una mujer, cuando se quedan con 50 años en paro, la desolación se crea a su alrededor, al perder el hábito diario de ir a su trabajo, y de ganarse el pan de cada día, y de ver a sus amigos y amigas igualmente en esa triste situación.

Quizá no nos paramos a pensar la tristeza que invade a esas personas, yo sí,  yo sí me paro a hacerlo, y lo siento como si me estuviera pasando a mí mismo. Claro qué diréis… bueno… y qué tiene que ver este artículo con el deporte, para mí tiene que ver y mucho, pues en mi trato diario con estos empleados, ya grandes amigos, todo lo que hablábamos era de fútbol,  conocían a todos los futbolistas del Cartagena, conocían la clasificación, y esperaban con ilusión mi próxima “Farola del Lago” una de ellas, se la dediqué a todas las cajeras, y en particular a mi amiga Jovi de Caja Central “la patinadora” que a su vez, les repartía a través de su WhatsApp, mi artículo a todos los empleados.

Os voy a contar nuestro itinerario sábado tras sábado, durante los últimos 15 años. Entrábamos por la puerta donde está el “Ñan Ñan”, seguíamos hasta la puerta de la entrada principal. Previamente, ya habíamos pasado a saludar a la simpatiquísima peluquera-esteticista “Fonsi”, un encanto de criatura. Enseguida mi mujer entraba a comprar, y yo me escaqueaba,  me iba a ver a Raúl, y me tomaba un maravilloso asiático, y naturalmente hablábamos de fútbol, de nuestro equipo, de nuestro Cartagena que es el único que de verdad me interesa. Inmediatamente volvía por mis pasos y me paraba a hablar con los empleados de electrodomésticos, mi amigo Pedro (abogado de profesión) y dependiente ocasional, en Eroski, con Ana, qué decir de Ana, la simpatía arrolladora, me tenía y me tiene, un cariño especial, por tantos años, y además su carácter conjugaba perfectamente con el mío, y con Lucía, guapísima esposa de mi amigo Domingo Cañavate. Ahí me podía tirar un rato grande hablando de fútbol, de cosas, preguntándole a Pedro cómo funciona esto o lo otro, ¡qué maravilla! qué amabilidad, que agrado, con qué gusto entraba yo a esa tienda, hasta Luciano el jefe, era simpático conmigo. Después iba en busca de mi mujer a la percha, allí, la esperaban todos los sábados a que llegara ella, pues de sobra sabían que era una magnífica clienta, y la trataban extraordinariamente bien, mientras yo me acercaba a la frutería, a hablar con el servicial Javi, medio “chalado” pero simpatiquísimo, agradable y servicial, y además sabía de todo.

 Cuánto lamento que todo esto se haya perdido, que esos más de 100 puestos de trabajo hayan desaparecido por arte de birlibirloque. Es cierto que, siendo Eroski una firma comercial totalmente del norte, en principio, siempre ha habido entre la clientela cierta reticencia, eso es incuestionable, puesto que…comercialmente disponían de todos los productos que pudieran haber en la mejor tienda, electrodomésticos, ropa, comestibles, absolutamente de todo y en abundancia. Los imponderables, la política, los hechos tan dolorosos ocurridos durante tantos años, han hecho que este comercio no sea popular en esta parte de España. Es una verdadera pena, pero los sentimientos están ahí.

Servidor, por encima incluso de los propios sentimientos, lo que más aprecio es el puesto de trabajo que le da de comer a ti y a tu familia, eso es lo verdaderamente triste. Siguiendo nuestro periplo sabatino por el comercio, saludando siempre a todos, y mi mujer diciendo saben todos más de futbol que tú, efectivamente la pregunta era siempre la misma en cuanto nos veían, ¿cómo va el Cartagena, Loren? ¿Cuándo escribes tu próxima columna? Se había creado una simbiosis deportiva narrativa, entre todas las personas de ese comercio y nosotros.

Foto Chicas Eroski

 Eroski cerró y Loren dedica a su plantilla este artículo con mucho sentimiento.

Viendo como la clientela iba mermando, era fácil suponer que, de un día a otro anunciarían el cierre de este comercio. Un sábado, hace muy poco, cuando entramos ya lo notamos en el ambiente, los sentimientos asomaban en el rostro de todas las chicas, y en  los ojos de todos los empleados, cuando te dan un golpe tan duro y tan fuerte, por muy de acero que seas las lágrimas afloran. Me dijeron que les habían dado un mes para vaciar la tienda, durante ese mes, fue muy duro, veían que personas que no habían ido nunca a comprar, se acercaban en busca de saldos, como águilas a su presa, y eso las hacía ponerse más tristes. El último día, todas quisieron hacerse fotos conmigo. Todos me dieron grandes recuerdos, todos desearon lo mejor para mi equipo,  para el F.C. Cartagena, y lo mejor para mí columna deportiva de opinión, de Sportcartagena de la que se declaran seguidores eternos.

 Por todo eso, lo menos que yo puedo hacer es acordarme de ellos, desearles lo mejor, desearles que encuentren un puesto de trabajo, y que sigan llevando el pan a su casa, a sus hijos, a sus madres, a toda su familia. Queridos míos, ha sido un placer estar con vosotros, ser cliente vuestro tantos años, un gran recuerdo para todos, para absolutamente todos, yo también me siento muy triste, y todos los sábados a las siete de la tarde, a la hora que, generalmente entrabamos a comprar en ese comercio, tendré un grandísimo recuerdo para todas [email protected] Un abrazo, y que la Providencia se porte bien con vosotros.

P.D. Un grandísimo recuerdo, para todos los empleados de Eroski y desearles que tengan mucha suerte Fina, Celia, Rosa, Eugenia, Mari Ángeles, Inma ,Elena, Beni, María, Elisa, Fini, Natalia, Marisol, Ángela, Manolo, Javi, Pedro, Luciano Lucía, Jovi y Ana. Un abrazo para [email protected]