La Farola del Lago. ¡Si 'disen' que 'disan'!

 

Sí amigos, aquí sentaíco en mi sillón de confinamiento. Aquí mismico, me "trago" todos los programas, de TV y prensa. Popular deportivo, Sportcartagena, Cartagenaactualidad, La Verdad, La Opinión, Twitter, whatsapp... todos me los "trago", para enterarme de la actualidad sobre el mundo, y sobre el terrible momento que vivimos, y además (puede parecer una incongruencia), para estar al día de las "cosas" de nuestro F. C. Cartagena. La maldita pandemia que nos impide abrazar a nuestros seres queridos, que se ha llevado "palante" a miles de personas, que ha dejado hogares llenos de dolor. Ahora mismo  nuestro empeño  es rogar porque este tormento acabe, y para ello  no queda otra que aguantar; es muy difícil y mucho más para los que somos mayores, porque nuestro tiempo es corto, pero...las ilusiones siguen intactas.

Por eso, ahora mismo, nuestro empeño es rogar porque este tormento acabe, y empezar de cero, y eso...es dificilísimo. Estoy oyendo el Telediario  y en él está hablando un portavoz de la ciudad de Toledo, rogando porque vuelva el turismo, que es el principal sustento de esa ciudad. No olvidemos que este drama pasará, pero...el rastro va a ser terrible, porque el paro, (si exceptuamos, a los funcionarios, jubilados, y pocos más) va a hacer estragos, y esto  es otra pandemia añadida, es verdad que lo primero, "primerísimo", es la salud, sin ella no hay nada. Pero...os voy a contar una anécdota de Manuel Benítez "El Cordobés". Le preguntaron...Manolo, ¿no tienes miedo a una corná? El Cordobés contestó, 'no le tengo miedo a la muerte, porque...más cornás da el hambre'.

He dicho todo lo anterior para que nadie piense (ni por un instante) que al hablar de fútbol me olvido del momento que vivimos, pero...ese deporte además de ser mi "veneno" le da trabajo a miles de personas (millones en el mundo) y por eso, y por muchas cosas más, es por lo que me permito escribir, mezclando el fútbol con los sentimientos, en esta dificilísima etapa de mi (nuestra) vida. Esta es una etapa futbolística trascendental. En Cartagena España nuestro equipo atravesaba el mejor momento de la temporada, por fin, el nuevo entrenador Borja Jiménez había encontrado el equipo ideal, situando a cada jugador, (de la gran plantilla que tiene a sus órdenes), en el sitio que mejor rinde. En el sitio que la afición demandaba, y los hombres que la afición pedía con clamor. Entiendo que nuestro entrenador tardara un poco hasta encontrar el equipo ideal, por su incorporación con la temporada muy avanzada. Pero... es verdad que el último partido jugado en Córdoba, en la jornada 28, porque fue una maravilla, el mejor de la temporada, engarzando todas las líneas y rematando con dos golazos de Andújar que nos dejaron un fantástico sabor de boca, y la ilusión en todo lo alto.

andujar ok

David Andújar ayudó, y mucho, a ganar en Córdoba, el auténtico partido del ascenso que viene,

Cuando ya se había jugado exactamente el 74 % de la competición, cuando mejor estaba el equipo, cuando iba líder absoluto del grupo lV de segunda B, nos azotó la terrible pandemia que arrasa el mundo y que frena el deporte y toda la actividad, tanto comercial como industrial, y que nos obliga a confinarnos en nuestras casas, (donde seguimos) ahora en estos momentos. La Federación Española debe decidir ascensos y descensos, en las distintas categorías, pues el temor a contagios, obliga a unos controles exhaustivos de toda la población y por supuesto de los deportistas. Es de una lógica incuestionable que, ante la desgracia que ha obligado a parar la competición, y la imposibilidad sanitaria de controlar la salud de los deportistas y técnicos, la Federación dé por terminada la temporada, quedando la clasificación tal como estaba en el momento de su detención. Para nosotros, para el F.C.Cartagena España, sería (será) el justo premio a su brillantez, a su constancia sin desánimo, temporada tras temporada, y dentro de la desgracia que nos ha tocado vivir, será una alegría que paliará en parte la tristeza que nos invade.

Nada mas queridos amigos, rezo y pido a la providencia me deje ver el mundo "normalizado", a mis hijos, a mis nietos, a mis amigos volver a "mi" UPCT. Si ademas la justicia nos concede el merecido ascenso, será una gran alegría, y... si "DISEN" QUE "DISAN"... decía mi abuela, y...!SI "DISEN QUE DISAN¡. Digo yo.