LA FAROLA DEL LAGO | ¡¡El Bazooka¡¡

Estoy nostálgico, y… cuando esto ocurre, mi mente se convierte en una cámara de súper 8 rebobinable, y eso hago, ¡rebobinar!, y al hacerlo, va pasando mi vida a trazos, y voy viendo capítulos y mas capítulos, y me paro cuando quiero, y…me recreo en esa etapa.

En esta ocasión, le he dado a la flecha de retroceso de máxima velocidad, y he llegado a…la tira de años atrás, muchos… muchísimos, ¡para que enumerarlos! Me he visto con dieciséis –diecisiete años en la explanada de la plaza de toros de Cartagena España, vestido de futbolista, con los colores de la camiseta de mi entrañable equipo juvenil El Rápido CF.  ¡Mi Rápido!, y estoy viendo a la gente en doble fila alrededor de toda la replaceta, incluida la pareta del cuartel de Antigones (hoy UPCT). y entre la gente veo un punto blanco, ¡inmaculado! que se mueve por delante de todos ellos, ofreciendo su humilde mercancía, para ganarse unas pesetas, iba siempre limpísimo con su “gorrica” y su “canastica” a la altura del estomago cogido al cuello con dos tiras,  y en esa canastilla llevaba su “tesoro” , llevaba lo que le ayudaba a llevar un duro a su casa, ¡EL RICO CHICLE BAZOOKA!, y lo acompañaba de una ¡exclamación!,  ¡SIEMPRE EN LA BOCA, EL RICO CHICLE BAZOOKA! y cuando pasaba a mi lado, me lanzaba uno y me decía. ¡Toma Loren! “pa” que juegues mejor. ¡Lo veis, ya me he puesto cristalino! ¡AH!, estoy hablando de Marcos Semitiel, EL BAZOOKA.

'El Bazooka' era un hombre de lo más peculiar, natural de Tobarra (Albacete) y era la típica persona procedente de una España rural y de una época terrible

Voy a intentar describir a Marcos EL BAZOOKA. Era un hombre “peculiar”, natural de Tobarra (Albacete), de figura pequeña pero “enjuto”, ágil, muy ágil (como veréis más adelante), Era, el típico hombre procedente de una España rural, y de una época terrible, donde el chaval de una casa debía contribuir al sostenimiento de la misma, poniéndose a trabajar en edad casi infantil, por todo ello, su léxico era escaso, y deslavazado, y su cultura (en general) muy escasa, rozando casi el analfabetismo, (cosa por otro lado, muy normal en la España de los cincuenta), pero tenía una voluntad de hierro, era un trabajador incansable, y sobre todo, tuvo la suerte de encontrar una compañera (creo que de su mismo pueblo) Paquita se llama, que lo cuidaba y lo llevaba como un “pincel”.

Foto chicle Bazooka

Una imagen del popular chicle que hizo famoso nuestro querido, recordado y admirado Marcos Semitiel

He empezado diciendo como conocí al Bazooka, (así le llamaban, y así se quedó). Ya digo que…fue en la explanada de la plaza de toros, vendiendo su tesoro, (como él decía) el chicle Bazoka., pero hay más, mucho más , Las tarde de los domingos, cuando había fútbol (el, sacaba su entrada, para poder vender por todo el estadio del Almarjal), se ponía de punto en blanco, su gorrica, su delantal, y su canasta repleta de Chicles y se recorría el estadio de lado a lado, de norte a sur, y de este a oeste, iba “voceando” su mercancía, la gente le llamaba, ¡Bazooooookaaaa! echa unoooooo. Era un espectáculo, ¡os lo aseguro!,  le llamaran de la fila que fuera,  lanzaba el chicle a velocidad de cohete, y le llegaba al cliente, ¡no fallaba una!, luego, cuando reclamaba su dinero, algunos clientes (un poco a mala uva), en plan de “vecile” le tiraban el duro un poco esquinao, y el, pegaba un salto y cogía el duro al vuelo. Y así por todo el campo, ya digo, había gente que dejaba de ver el fútbol momentáneamente, para ver el espectáculo de Marcos EL BAZOOKA, vendiendo y cobrando. 

Más adelante, ambos, coincidimos en la misma empresa Española del Zinc. Marcos, a través de su esposa Paquita, que trabajaba para la familia de José Luis de Valle, (subdirector de la misma) consiguió un puesto de trabajo, que colmaba su satisfacción. Todo lo que cuento lo hago desde el cariño, en ningún momento lo trato con desdoro, simplemente intento escribirlo de forma agradable, sin sarcasmo, pero evidenciando el vocabulario “escaso”, y “atropellado”, fruto de una época triste, pero que, gracias a la industrialización que empezaba a poblar nuestras ciudades, se estaba generando una nueva clase media, totalmente escolarizada, que iría acabando con el semi-analfabetismo que por entonces se ensañaba con España, y más concretamente con la España rural.

Por supuesto, que no tenía carnet de conducir, pero su contacto diario con los coches  le despertó su afición por conducirlos, cosa que hacia dentro del recinto de la empresa

Aclarada mi intención, continúo con la historia de Marcos EL BAZOOKA, tenía un puesto en Zinsa, digamos… de chico para todo, hacía de jardinero, llevaba partes de oficina de un lado a otro, y también se encargaba de tener a “punto” los coches de los jefes, su zona de trabajo estaba al lado  de “mi” laboratorio, y como El Bazooka (que era un gran amante de los animales), cuidaba un montón de gatos, y para poder alimentarlos, entraba todos los días al laboratorio buscando las sobras de nuestro desayuno.

Por supuesto, que no tenía carnet de conducir, pero su contacto diario con los coches  le despertó su afición por conducirlos, cosa que hacia dentro del recinto de la empresa. El hombre, quiso sacarse el carnet de conducir, pero… era casi un imposible, por su escasa preparación para aprobar el teórico, se presentaba una y otra vez, pero no había manera. Un día, acude al laboratorio en busca de las “sobras”, y se nos queda mirando fijamente a mi compañero Pepe Valverde y a mí, y me dice muy serio…oye Loren ¿tú sabes lo que es UN NUMATICO?, mi compañero y yo, sin poder ocultar la sonrisa, pero sin sarcasmo, le respondimos…hombre las gomas de las ruedas de los coches, y el muy serio respondió, ¡si señor!, hoy, “menterao” en “lacademia” que UN NUMATICO es una rueda. Para nosotros la palabra “numatico” quedó para siempre impresa, y cuando teníamos duda de algo, nos preguntábamos, y nos preguntamos todavía, oye… ¿tú sabes los que es un NUMATICO?,  y con esta palabra recordamos al bueno de Marcos EL BAZOOKA.

Me gustaría que este artículo quedara como recuerdo ademas de mí respeto y cariño por Marcos y constatar que sólo quiero resaltar su sencillez y su forma de expresión

Su constancia y tesón tuvo el premio de aprobar (al fin) el examen teórico, y se compró su coche, que cuidaba como si fuera un hijo. Otro día, (cuando ya había conseguido  el carnet de conducir) entra y nos dice que ha hecho un viaje, le preguntamos ¿dónde has ido?, y nos contestó muy serio, “andeestá” el Papa, mi amigo Valverde, se partía, y le pregunta, ¿pero…conducías tu?, y respondió con la misma seriedad, ¡no hombre!, fuimos en un viaje “PROMAGAO” con una empresa, y claro, os podéis figurar que, entre el “NUMATICO” y el “PROMAGAO” pues esas palabras han quedado de estribillo en nuestro léxico, y con ellas… recordamos a nuestro querido amigo.

Me gustaría ,que quedara como recuerdo de este articulo, mi respeto y cariño por Marcos, y constatar  que, con este artículo de mi Farola del Lago”, solo quiero resaltar la sencillez y la forma de expresión, que a veces causa hilaridad, pero siempre ¡ternura! Espero y deseo que este pequeño homenaje a Marcos Semitiel “EL BAZOOKA” lo pueda leer su esposa, compañera de toda su vida ¡Paquita!, y decirle a ella que recordamos a su marido como una gran persona y un gran trabajador. Bueno…hasta otra Farola, mis queridos amigos