¡¡No lo pude escribir Miguel¡¡

¡Cuanto lo siento! hace aproximadamente un mes, me llamó Jaime Cros, nada menos que Jaime Cros, mi admirado amigo, y lo hizo para decirme...Loren, acabo llegar de visitar a nuestro amigo Miguel Egea Leal, que está en el hospital muy malico, he pensado,  que tú, que eres amigo de él, y qué te gusta retratar a tus amigos, en tu "Farola del Lago", a lo mejor, convendría que le dedicaras una de ellas a  nuestro Miguel, con el fin de animarle un poco.

 

Yo, te respondí (y era verdad) que, en ese momento estaba enfrascado en escribir un libro sobre mis 50 años en la UPCT, pero que en cuanto pudiera lo iba a escribir. ¡Qué mala suerte!, no ha podido ser, no he llegado a tiempo. Me culpo, por no haber tenido la clarividencia de ver que la vida se le iba entre los dedos, y que no llegaría a tiempo de escribir unas merecidas letras, diciéndole que fue un gran atleta, y un gran futbolista. ¡Qué mala suerte!, cómo me hubiera gustado recordar con él aquellos tiempos preciosos, en los que "El Popeye" (nunca sabré si es Popeye por su aspecto físico, o por su fuerza, o por las dos cosas) con un poderío inmenso, que me hacía pensar que, en vez de un hombre era una roca.

20190807_130123

Era fuerte, daba esa sensación de fortaleza, que dan las personas sanas de todo, de espíritu, de mente, de juventud, y de entusiasmo. ¡Que pena Miguel! no ha podido ser como yo hubiera deseado, el destino, ha querido que no llegues a tiempo de ver está "Farola", pero sí he llegado a tiempo de recordarte, de verte jugar de niño, en el Mastia, en el Naval, en La Colonia y en el Cartagena,  y de mayor, recuerdo tu paso por el Alzira, Portuense, Orihuela, At. Malagueño, Cartagena, Cotillas, Torrevieja, Bala Azul, Minera y Naval. Y en el estadio, en nuestro querido Almarjal al ladico de tu amigo Perico Arango, y de tantos otros compañeros. Yo te admiraba Miguel, siempre has llevado con orgullo ese "Egea II", un poco a la sombra de ese vendaval qué era, qué es (afortunadamente) tu hermano Pepe, todos vosotros, todo vuestra estirpe, ha tenido algo especial, qué la distingue de los demás, y es, ese genio, ese nervio, y esa fortaleza, que os caracteriza a toda tu familia.

Tuviste la enorme suerte de tener grandes amigos, y el mérito es sólo tuyo, esta mañana, cuando he acudido a despedirte al tanatorio, miles de recuerdos salen a la luz, y mucho más, mirando a nuestros amigos, compañeros y deportistas, ¿cuántos equipos se hubieran podido hacer esta mañana? cuando estaban los Torollo, Melenchón, los Pani padre e hijo, Nito, Paco Sánchez, García Murcia, Ventura, Luis Sornichero, Arango, Morote, Savall, Pedro Cordero, Pepe Egea, y todos los "Egeas" todos amigos tuyos, y familia tuya, y... Perico Lirón, Guillermo, Manuel Angel, PedroCaparros...y...servidor que los miraba a todos, y pensaba en el fútbol de tu Cartagena, todos al "ladico" tuyo, acompañandote para despedirte, en este irremediable viaje que emprendes.

Screenshot_20190807-131900_Gallery

Dicen que cada uno tiene lo que se merece, y recoge lo que ha sembrado, y tú, qué has hecho una siembra maravillosa, has recogido grandes amigos, que te recordaran siempre, y una familia extraordinaria. La vida es inexorable, y todos llegamos a nuestro fin, el tuyo ha sido ahora, en este momento llevabas el "décimo", no el de la suerte que tantas veces has dado con tu "Popeye", si no, el otro, el que siempre nos toca.

Y yo, te deseo que, cuando penetres en ese mundo desconocido, lo hagas con la total satisfacción, de qué has sido un gran hombre. Disculpame Jaime Cros, por no haber llegado a tiempo, y disculpame Miguel Egea Leal. Siempre te tendré en mi pensamiento. Un abrazo a ti, a toda tu familia, y a todos tus amigos. Hasta siempre "Popeye".