¿Catarro o pulmonía?

No tengo muy claro aún si estamos ante lo primero, un catarro simple que se cura con un par de ibuprofenos, o de una pulmonía que podría ser algo serio. Yo quiero creer que es lo primero, que el Cartagena simplemente ha cogido un resfriado del que va a curarse inmediatamente.

Porque si hablamos de que la peor racha del equipo en las últimas cinc0 jornadas son los ocho puntos logrados de esos quince disputados es como para estar tranquilos. Pero sí hablamos del equipo que no pudo pasar del 2-2 en Almería ante un flojísimo rival que aquel día parecía una especie de Bayer Munich o del 0-0 frente al Sevilla At. y para que hablar del doloroso y casi increible 3-1 en Sanlúcar serían los otros siete que se han escapado. De forma tonta o absurda. O increíble. Pero se han escapado. También es verdad que no se puede ganar todo y que los demás tampoco tampoco lo van a ganar todo, pero ojo, mucho cuidado porque esto no ha terminado todavía.

Los jugadores albinegros saltando al césped de El Palmar/Foto: EDUARDO ROMERO-SPORTCARTAGENA

Me preocupa también que empiece a surgir el runruneo de que haya ‘eladydependencia’ y que muchos aficionados tengan dudas con Mario Fernández en la portería. Las otras tardes, recuerdan muchos,  dos disparos a puerta –uno de penalti, es cierto- pero dos goles, el primero dejó la sensación en más de uno de ser bastante parable. Aketxe no marca lo que marcaba y Rubén Cruz menos todavía. Todas estas dudas es el precio que se paga por una derrota tan absurda como inesperada pero que cualquier cartagenerista debería de entender.

Y me preocupa, por último, que alguno quiera ver ahora todo el pesimismo en dónde hasta hace dos días sólo había optimismo. Que este Cartagena, oye, sigue estando ahí, el primero y con puntos y gol average incluido a su favor respecto al Recreativo de Salmerón y al UCAM de Munitis los que, por cierto, se cambiarían a estas horas y a ojos cerrados por el Cartagena.

Lo que sí tengo claro es que, más allá de si es catarro o pulmonía, se trata de un aviso que hay que tenerlo en cuenta. Munúa dijo tras el partido que sus muchachos le pusieron intensidad enla pelea pero Breis, uno de los ‘pesos pesados’ del club, dijo lo contrario y yo, que ví el partido, coincido con la opinión del director general, que esta vez el Cartagena no fue el equipo que normalmente es, como tampoco lo fue ante el Almería B o ante el Sevilla At. y si me apuráis, tampoco en el primer tiempo contra el Malagueño. Que parece que lo tienen todo hecho y nada más lejos de la realidad.

Ahí tenéis la explicación, que esto no está hecho todavía y que, a partir de este domingo, hay que poner toda la carne en el asador para que esto se quede en eso, en un simple catarro. Es un aviso a navegantes sin que nadie se rasgue las vestiduras. Mucho ojito porque ahora, de verdad, si que hay unas cuantas finales en juego.