domingo. 25.09.2022

El enésimo ´Dia Después…’

Sí, de nuevo me enfrento al folio en blanco del ‘Día Después’ de turno, a tener que tirar de nuevo del carro y a tratar de explicar lo que para muchos no tiene mayor explicación que todo un fracaso gracias a la prepotencia y la chulería de los dos periodistas que dirigen al Cartagena y que es lo que nos ha traído hasta aquí, por no darse cuenta que este equipo se rompió hace tiempo y que los resultados, a partir del día con el Lorca Deportiva, ahí están para haberlos analizado y haber actuado en consecuencia.

Pero vayamos por partes. Porque, estaremos de acuerdo en que no hay más ciego que el que no quiere ver y que si el Cartagena ha perdido dos finales en el corto espacio de tiempo de 28 días, ni siquiera ha llegado a un mes, es sencillamente porque no han merecido el ascenso. Así de duro y así de claro.

Un equipo que tira por la borda dos finales para ascender es que no ha servido para lograr su objetivo. Un Cartagena que ha llegado con las pilas justas, yo diría que agotadas, que ha hecho solamente 3 goles en 6 partidos, que ha sido incapaz de marcar un solo gol en uno sólo de los tres partidos fuera de casa y que ha jugado con más miedo que siete viejas difícilmente puede ascender.

El problema no es lo que ha pasado y que ya no tiene arreglo sino que quién tiene que verlo que sea capaz de hacerlo, de darse cuenta que su proyecto no era tan bueno cuando no se ha logrado el objetivo y por mucho palmero que vengan ahora contando gaitas, el año ha sido un fracaso. Si se hubiera ascendido estaríamos diciendo lo contrario, por supuesto. Pero no ha sido así y el fracaso, doble fracaso, ha sido evidente. Es evidente y no hay duda.

Yo estaría más tranquilo si supiera o creyera que Belmonte y Breis van a darse cuenta de sus errores, que –como sus aciertos- han sido muchos. Pero lo dudo. Estos dos periodistas metidos a dirigentes han sabido sacar al Cartagena de la crisis económica que sufría pero la realidad, la pura y dura realidad por más que nos duela, es que seguimos en Segunda B y que muchas cosas van a tener que inventarse para retener a todos esos abonados que expresan su disgusto y que van anunciando atroche y moche que no piensan seguir creyendo en este proyecto al que, mucho me temo, van a tener que darle una vuelta de tuerca si quieren mantenerlo en pie, que ojalá sea así.

El de hace un año fue un ‘disgustillo’ comparado con los dos grandes disgustos de este playoff, el de Majadahonda que ese fue cruel como él sólo y el del Extremadura en el que los extremeños, nos duela más o nos duela menos, han sido superiores y han terminado mereciendo el ascenso. Esta es la realidad por mucho que Belmonte o Breis, o los dos, puedan decir lo contrario.

Ellos, por mucho que sufran, no se imagina el dolor de un niño o el dolor de un padre que lo ve sufrir por esos colores blanco y negro. Yo no sé qué se van a inventar este par de periodistas para levantar el ánimo del enésimo fracaso en un playoff y que supone el mayor disgusto desde que aterrizaron por Cartagena hace poco más de tres años. Pero algo tendrán que hacer que para ello cobran y muy bien por cierto. Que la afición ya empieza a conocer al personal y de qué pie cojea cada uno.

Los jugadores del Cartagena, abatidos tras el pitido final/Foto: RAÚL VELASCO-SCT

Los jugadores albinegros, abatidos tras el pitido final/Foto: RAÚL VELASCO-SCT

Ellos sabrán, ya digo, lo que piensan hacer  en el futuro inmediato pero esto no deja de ser el enésimo ‘Día Después’ tras el Vecindariazo, el Cordobazo, el Caudalazo, el Mierazo, el Barcelonazo, el Majadahondazo y ahora este Extremadurazo por no acordarme ya de aquellos otros del gol de Pombo, el 5-1 de Badajoz, o mucho más atrás aquellos del Osasuna, Hércules o Logroñés que son los que mi mente me alcanza a recordar. ¿Son unos cuantos verdad? No me extraña que mi hijo pequeño me diga que esto es injusto, que él, que no ha fallado ni a un solo partido en casa, que ha viajado fuera con toda la ilusión, tenga que sufrir estas cosas. Yo no sé si Belmonte alcanzaría a comprender esto, él que tiene perro -lo que me parece genial y loable- pero no tiene hijos. Imposible que lo entienda.

Así que tocar remendar y aprender de los errores. Espero que este periodista con título de la UCAM y que por cierto con pocos años de experiencia, se dé cuenta de que también se puede equivocar. Dos finales perdidas en 28 días duelen y mucho. Dos heridas en menos de un mes. A ver cómo se cura eso ahora. En julio empezará una nueva aventura, ya veremos si son capaces de ilusionar a tanta gente que ha confiado en ellos hasta ahora. Por el bien del Cartagena espero que sí. Pues eso, que volvemos a estar en el dichoso y penoso Día Después.

El enésimo ´Dia Después…’
Comentarios