jueves. 06.10.2022

El mercado de invierno: mejor no tocarlo

Inmersos como estamos en pleno mes de enero es también tiempo de fichajes. El llamado mercado de invierno siempre ha destacado en el Cartagena, estuviera quien estuviera al mando, pero especialmente con Belmonte, quien fichó a nada menos que 13 futbolistas en los tres mercados de invierno que ha vivido. Se puede contar con los dedos de una mano los que acabaron triunfando.

En el invierno de 2016 fueron tres los que llegaron: el brasileño Gladestony al que prácticamente ni llegamos a ver, además de un devaluado –por su rodilla- Chus Hevia e Indiano que contó más bien poco para Monteagudo. Lo de 2017 fue peor aún con cinco refuerzos que, en la mayoría de los casos dejaron mucho que desear. Solo en el caso de Fernando Llorente y sus 7 goles se escaparon del fiasco que ofrecieron Juan Antonio Ros –Monteagudo no le dio oportunidades- Artiles –llegó sin apenas haber jugado tras una importante lesión- y Germán e Isi Ros, dos auténticas decepciones que apenas aportaron nada.

Para rizar el rizo de los despropósitos en 2018 aún fue peor si cabe con otros cinco fichajes invernales de los que únicamente rindió –lo sigue haciendo- Rubén Cruz. El resto, nada de nada. Sólo unas gotitas de calidad en Diego Benito y José Gaspar y un Owusu que fue de más a menos para acabar decepcionando.

Así las cosas, habrá que confiar en que la experiencia de estas tres últimas temporadas sirvan de algo. Siempre se ha dicho que lo que funciona no se toca. Este Cartagena actual presenta, seguramente, la mejor plantilla desde que Belmonte y Breis están al mando. Digo plantilla, no equipo. El mercado de invierno sólo es un remiendo para aquellos equipos que de verdad lo necesitan y no creo que sea el caso del Cartagena. Si acaso se apunta a la figura del venezolano Josua Mejías, si el mencionado Monteagudo deja de meter el dedo en la nariz para llevárselo a su Lugo. Si viene Mejías fenomenal pero si no lo hiciera también. Este Cartagena tiene mimbres suficientes para afrontar los partidos que restan y el playoff. Solo la duda de Cristo, si recuperarlo o no, sería lo que planearía sobre las mentes de B&B y Munúa. Caso de hacerlo habría que dar una baja, en fin ellos sabrán que para eso doctores tiene la iglesia.

Lo que está claro es que estos jugadores han funcionado muy bien durante la primera vuelta y que todo lo que sea agitar el mercado invernal será tanto como agitar el vestuario. Los resultados de los tres años anteriores ahí están, saltan a la vista. Confiemos en el buen criterio y en que no se toque, por esta vez, lo que tan bien está funcionando.

El mercado de invierno: mejor no tocarlo
Comentarios