jueves. 06.10.2022

Hasta el final…

He empezado a creerme que este año sí, que esta temporada ascendemos. Me ha costado convencerme, no creas, casi tanto como un parto. Nueve meses en los que, como otros muchos cartageneristas, he peleado contra mis propios fantasmas cada vez que se asomaba el gol en propia meta de Michel Zabaco en Majadahonda.

Pero ya empiezo a olvidar gracias a que este Cartagena ya me creo que es mejor, mucho mejor que el de hace un año. Y el entrenador, Gustavo Munúa, bastante más atrevido que míster Monteagudo, buena persona sí, pero con más miedo que siete viejas a la hora de poner en práctica sus métodos. A las pruebas me remito con su Lugo actual.

Este Cartagena, decía, ya enfila la recta final de la que todavía queda un trecho porque no hay nada escrito ni mucho menos rubricado. Un ‘bache’, que los hay, te deja listo de papeles a las primeras de cambio, cuando menos te lo esperas. Que le pregunten sino al UCAM, al Melilla, al Murcia. Han tonteado y ahí están, algunos casi fuera de cualquier opción de playoff. Con lo que ya sabemos todos hay que trabajar y mientras B&B, entrenador y jugadores tengan los pies en la tierra no me preocupa en absoluto. Confianzas fuera y a seguir partido a partido.

264

En La Condomina, el Cartagena contó con el apoyo de la afición desplazada/RAÚL VELASCO

Porque no hay otro camino que ése, el de continuar el rumbo sin la más mínima confianza, sabiendo que hasta el último segundo del último partido no habrá nada dicho. Ya veo, o mejor ya sueño con ver otra vez al equipo en Segunda, con ver nuevamente el estadio Cartagonova repleto de gente, de cruzar el puente de la Rambla con la misma ilusión de hace una década aunque, para que llegue todo eso, aún queda un trecho por recorrer.

Si no hay tonterías, si no hay confianzas, si todos los que componen este Cartagena siguen apretando el objetivo estará cada vez más cerca. Pero hay que estar así hasta el final, hasta el mismísimo final.

Hasta el final…
Comentarios