martes. 31.01.2023

LA RAMBLA | Este fútbol moderno e insólito

En este fútbol tan cambiante y tan del Siglo XXI nos hemos acostumbrados a tantas variaciones que lo que voy a comentar parecerá pecata minuta, que diría el inolvidable abogado cartagenero Luis Ruipérez. Hemos asistido a ver como ya no hace falta que el balón salga del área, a cinco cambios en vez de los tres de toda la vida, a los descuentos interminables y que ahora se llama tiempo añadido y a ver como el Liniers de toda la vida ahora es un simple árbitro asistente. Pero lo de los dorsales en la espalda, como diría mi suegra, es para mear y no echar gota.

¿Y los penaltitos? Nadie se aclara con eso. Antes se tenía en cuenta si la mano dentro del área había sido involuntaria y el árbitro miraba para otro lado. Era lo que era y ese era el fútbol, no tener que esperar dos o tres minutos para ver si el gol que se ha cantado es válido o no. Por no hablar de los balones que salen por la línea de fondo. Ya no vale que el balón tiene que salir del área, ahora se junta tres o cuatro y se rifan la pelota en el área chica. ¿Y que me decís de la llamada pausa de hidratación? Coñoo que esto es fútbol y no baloncesto. A mí desde luego me gustaba más las normas de antes.

Estoy viendo el Real Madrid-Sharthak Donestk y me llama la atención ver al guardameta ucraniano, un tal Anataloy Trubin con el 81 a la espalda y entre los suplentes el también portero Pyatov con el 30, a Petruak con el 34 o a Krazik con el 32. Más o menos lo habitual en los tiempos que corren. Da igual un partido de cadete de Segunda que otro de la Liga Smartbank o de la Liga Santander. El caso es llamar la atención. Los otros días vi a un zagal que portaba el 77 en un partido de juveniles y hace unas semanas otro que se había puesto el 99 ¿el 99? me dije. Pues sí, el 99.

Como soy muy curioso le pregunté, me interesaba saber porque llevaba el 99.

Porque me gusta (me dijo sin más). Pues claro que sí. ¿Por qué no? me dije.

Os voy a recordar algunos de los casos más insólitos y extravagantes que se recuerdan. Ya no lo entendía entonces pero ahora menos.

1223463174_0
Ronaldino con el 80 a la espalda...en el Barça

Edgar Davids - Dorsal 1

Empecemos hablando de uno que fue muy conocido, ya sea por sus habilidades futbolísticas como por sus particulares gafas. Edgar Davids, exfutbolista y actual entrenador de origen surinamés (nacionalizado holandés), que en el presente entrena al Barnet Football Club de la League Two inglesa. Lo curioso de Davids con el Barnet es que en la temporada 2012 - 2013 militaba en el equipo inglés como jugador entrenador y utilizó el gran dorsal nº 1

Este número suele estar reservado para porteros en la mayoría de los casos pero Davids, al ser también entrenador, pues decidió ponerse el dorsal que quería y punto. Pantelis Kafes, jugador griego del Olympiakos o el AEK Atenas también llevaba el dorsal de los porteros.

Ivan Zamorano - Dorsal 1+8

Al llegar al Inter de Milán, Zamorano tuvo que olvidarse de su queridísimo dorsal 9 a favor del astro brasileño Ronaldo (posteriormente llevaría el 99 en el AC Milán). Como no quería perder el contacto con su amado 9, decidió elegir el número 18 e incorporarle un + en medio. 1 + 8 = 9...

Adolfo "Bofo" Bautista - Dorsal 100

Este hombre era un crack... lo mismo llevaba el pelo frondoso y rojo con un 100 cortado como lo lleva semi rapado con un 100 pintado de rojo.

Ha llevado una buena lista de dorsales con el Tecos, Morelia, Pachuca, Guadalajara, Chiapas, Querétaro y Atlético San Luis como el 19, el 58, el 10, el 7 y el 1... pero el 100 se lleva la palma.

images

Emmanuel Adebayor - Dorsal 6

El togolés, a su paso por la capital española (Real Madrid), pudo lucir el número 6, dorsal raro para un delantero, en liga y el 28 en Champions League...

Pasó sin pena ni gloria pero dejó este curioso detalle poco visto por la Liga española.

AC Milán - Dorsales altos

No podemos hablar de dorsales "raros" y no mencionar algún equipo italiano. Yo pongo como ejemplo el AC Milán. Aquí una pequeña lista:

Ronaldinho - 80

Robinho - 70

Cassano - 99

Ronaldo - 99

Yepes - 76

Merkel - 52

El Shaarawy - 92

Balotelli - 45

Este fútbol moderno ha cambiado tanto que me gusta cada vez menos. Yo soy, era, más de los números del 1 al 11, cuando sabíamos que el 3 era el lateral izquierdo, el 8 interior derecha, el 5 el cierre como era mi caso en el Cartagena, o central, y el 6 el pivote defensivo. Cuando llegó la numeración libre, del 1 al 25, me costó pero me hice a la idea aunque me costase colocar la alineación del equipo rival en los sitios que más o menos jugaban. El decoro se mantenía más o menos. Pero de ahí a ver dorsales con el 47, el 54 o como el caso de meta ucraniano, con el 81, media un abismo. Lo peor es que la mayoría de ellos, me refiero a los futbolistas, ni siquiera saben porque los llevan.

Del VAR prefiero reservarme mi opinión. Estoy llevando un control personal de las jugadas que favorecen al Cartagena y las que no y cuando acabe la Liga te prometo que haré un informe. Entonces diré lo que pienso de este invento que tiene sus cosas buenas y sus cosas malas pero que ha hecho variar todos los conceptos del fútbol. Por no hablar del ahora llamado ‘tiempo añadido’. ¿Tiempo añadido? Hay partidos que parecen más bien con prórroga incluida, ocho minutos de tiempo añadido en el primer tiempo y otros siete en el segundo. ¡Toma ya¡

Hoy ya nada es como era, Ni en el fútbol ni en nada. Deberá ser que me estoy haciendo mayor.

LA RAMBLA | Este fútbol moderno e insólito
Comentarios