Cambiemos ahora la historia del FC

Ahora es el momento, tras la tranquilidad y la alegría de esta mezcla de hazaña y milagro, que nadie, nadie, esperaba tan rotunda, completa y adelantada. Cambiemos la historia del FC, ahora,   con la confección de un equipo mejor, el asentamiento en la 2ª A durante varias temporadas y  el intento posterior de ascenso a 1ª, que ya echamos a perder en el momento de JIM por causas nada claras.

1ª, sí. No sé si es cierto que somos la única ciudad de España con más de 100.000 habitantes que no ha estado nunca en esa categoría y tenemos que estar, sin complejos y con autoridad.  Cambiemos la historia, ya que disfrutamos actualmente de una afición de primera, primerísima. Como no recuerdo…Es el momento. Con cuentas saneadas. Respeto del mundo del fútbol. Buena organización. Y deseo de muchos jugadores de venir porque, al menos, podrán  cobrar el sueldo.

Fundamental hacer un buen equipo, reforzando el actual, en el que hay muchas cosas aprovechables. Con director deportivo o sin él, pero acertando. Y acertando para no sufrir.

832

Esta temporada ha sido la de sufrir, y sufrir, y volver a sufrir…para llegar al final con una alegría indescriptible. Sufrir porque el equipo padeció el VAR más que contra que a favor, de que todo hubo. Porque era en general un equipo raro de juego ramplón. ¿Malo? No. ¿Bueno? Tampoco. ¿Regular? No se sabe. Y estando siempre pendientes de ese golito que nos podía hacer perder o ganar. Pero casi siempre, en casi todos los partidos, viéndolos en la tele, sin tranquilidad.

Y alegrías, muchas.

Rubén Castro, el héroe de los goles, el principal que nos ha mantenido. Metiendo muchos goles. Fallando  algunos claros. Acertando en más cuando no lo esperábamos. Respetado y agradecido. Muchas gracias. Historia pura del FC.

Y Marc Martínez, el del penalti de Málaga, el héroe del ascenso. Tras aquel momento inolvidable, qué  satisfacción verle recuperar la titularidad y defender bien nuestra portería.

Y Gallar, el de la calidad. ¡Cómo le echaos de menos en el tiempo de sus lesiones! El equipo parecía otro.

Y muchos puntales en las alineaciones hasta el ejemplo de Delmás, que pasó  de estar de más a ser imprescindible y a veces decisivo. Dice un cronista amigo mío que no ha visto un cambio tan radical en su vida y lleva muchísimos años escribiendo y viendo fútbol.

El fútbol abre muchas puertas en la vida nacional y yo quiero lo mejor para mi tierra. Lo conseguiremos cambiando la historia

Y gracias a otros tanto que pusieron todo lo que tenían. Agradecidos.

El sufrimiento empezó con Borja Jiménez, que se equivocaba mucho sin reaccionar y continuó con Carrión, del que muchos han dudado durante muchos partidos pero reconocen que acertó al final.

Equipo –como en los toros- con división de opiniones o que cabreaba o irritaba. Y aburría bastante también. Falto de nervio y competitividad. Como si lo tuvieran todo hecho cuando no había nada claro.

E1smNMiXMAIWsKi

Todo pasó. Tomemos nota como diría Juncal.

Todo pasó y aprovechemos ahora la oportunidad para cambiar la historia del Cartagena.

Más que en el fútbol, los que me conocen saben que me preocupa la historia de mi tierra, su prestigio y su actualidad. Y sobre todo pienso en su afición que tantas decepciones ha tenido y lo confirmo después de más de 60 años de ser del FC y de ninguno más de Primera, de Segunda o de las competiciones europeas.

El fútbol abre muchas puertas en la vida nacional y yo quiero lo mejor para mi tierra. Lo conseguiremos cambiando la historia.