Opinión

La pandemia del COVID-19 parece querer arrasar con la vida tal y como la conocemos. Ya se ha llevado por delante muchas cosas - lo más importante, la vida de miles y miles de personas - pero parece que nos resistimos a dejar de hacer otras tantas.

Cuando menos te lo esperas llega el mazazo. Es lo que le ha ocurrido al FC Cartagena en el peor partido de la temporada, y ante un Logroñés que se ha llevado tres puntos sin hacer nada del otro mundo.
No quisiera pecar de pedantería por el título de este humilde comentario semanal, pero creo que este aforismo inglés viene que ni pintado a la actual situación del Cartagena. Qué calmada está la cosa...

Así le denomino al FC Cartagena, después del mejor partido que le hemos visto jugar en la Liga Smartbank. Los hombres de Borja Jiménez le dieron una sesión de baño y masaje a todo un señor equipo, la UD Las Palmas del prestigioso Pepe Mel.

Si hay un jugador que podemos denominar como "franquicia" en el Cartagena, ese no es otro que Carrasquilla. El panameño supone una apuesta por la que el club ha arriesgado económicamente y espera poderle sacar rendimiento en un futuro no solamente en el terreno de juego. Pero parece que no termina de encajar.

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define esta palabra como la "propensión a ver y juzgar las cosas más favorable, o la doctrina que atribuye el universo la mayor perfección posible". Una conclusión que le viene como anillo al dedo al FC Cartagena, porque desde que llegó la primera victoria al equipo de Borja Jiménez, el optimismo, la ilusión y ganas de hacer un buen papel en la Liga del Fútbol Profesional es algo que se palpa en el ambiente cartagenerista.

Lo escribió Salva Castiñeyras en la crónica del Lugo. Cartagenerismo puro sus lágrimas. Primer gol del partido, de su temporada y de su debut en la Liga profesional, su sueño.

Por fin se ha terminado el mercado de fichajes. Este año, empujado por el parón sufrido por el COVID, las contrataciones se han alargado hasta principios de octubre. Pero ya se acabó la incertidumbre y sabemos quiénes van a defender la casaca albinegra, por lo menos hasta enero.

Nos encontramos en esta atípica temporada del Covid 19 con una segunda división o liga Smartbank (por aquello del patrocinio versus money) de órdago, con una gran mayoría de clubs que han pisado la máxima categoría en muchas ocasiones y es que si hacemos repaso de los clubs a los que nuestro Efesé se va a enfrentar este año, y durante el mismo tendremos enfrente a verdaderos trasatlánticos del fútbol español.

Me gusta que el Cartagena esté en Segunda División. Me gusta que visite estadios como Butarque, el Tartiere, el Molinón o el del Espanyol. Que juegue contra equipos mejores que él, que le harán crecer. Sin embargo, no me gusta que no se compitan esos compromisos, que el equipo salga con la sensación de que es muy fácil que le hagan daño y muy improbable que lo haga él, que no ponga contra las cuerdas a estos transatlánticos.

En todas las facetas de la vida sucede algo parecido. Llegas a una nueva empresa, a unos nuevos objetivos, y te llega el golpe de la travesía del desierto. ¿Qué te encuentras en ella? Dudas, dificultades, desesperación, pero al final, o te centras con aquella paciencia del Santo Job, o tiras el carro por el pedregal. Terminologías coloquiales que bien se las puede aplicar el FC Cartagena que preside Paco Belmonte.

Os voy a ser sincero, (siempre pretendo serlo) Estoy seguro que, a ningún aficionado al fútbol le suena eso de Paco "El Alto", pero...veréis, cuando pensé  escribir mi  ¡Farola del Lago!, dedicada a un grande del fútbol, en nuestra querida Cartagena España, Paco Sánchez, Paco "El Largo", o simplemente Paco, por cualquiera de esos "nombres" conocen en el " mundillo" futbolístico local, y Nacional a este gran deportista, pero...al decirle a Paco que, iba a titular el artículo PACO "EL LARGO" que es como cariñosamente y con el máximo respeto le conocemos en nuestra Cartagena de España, Paco, me dijo, ya ves Loren, a mi madre no le gustaba que me dijeran "El Largo", prefería que dijeran "El ALTO", y al empezar a escribir he pensado...vamos a ver, si yo nunca escribo biografías, si lo único que pretendo es dejar unos "retazos" de un gran deportista y mejor persona y dedicárselo a sus familiares, ¿por qué no darle el placer a su madre (Paquita) de oír decir (en este caso leer) el nombre de su hijo como a ella le gusta. Dicho y hecho, va por usted Paquita, PACO "EL ALTO".


 

No olvidemos que aquí hemos venido a salvarnos. Si puede ser en la jornada 35 mejor, pero si tiene que ser pasados 10 minutos de los 90 reglamentarios en la 42 porque el VAR se ha puesto a revisar un penalti dudoso a mí me vale también.

     Después de 6 meses de terminar la liga, por fin, empezó lo que tanto deseábamos  y esperábamos desde hacía 8 años tras el descenso de aquella plantilla formada por un numeroso grupo de mercenarios fichados por el odiado en Cartagena, Quirantes, jugar en segunda A.