Opinión

Nos encontramos en, prácticamente, final del mes de Enero con el comienzo de la segunda vuelta y en pleno mercado invernal, con los equipos perfilando de nuevo sus plantillas para cumplir con sus respectivos objetivos, fijados a principio de ésta tan atípica temporada del Covid 19, que por desgracia todavía no ha terminado, y que entre otras cosas, nos impide a los aficionados a ir a ver a nuestros equipos a los estadios.

Historias de la puta mili. Ese, era el nombre de una serie de cómic creada por el inolvidable "Ivá" (Ramón Tosas Fuentes), para la revista El Jueves en 1986, y... contaba, en clave satírica, las vivencias de unos imaginarios soldados en el ejército español.



 

Atrás quedó el 2020, que nos dejó el ansiado ascenso al fútbol profesional y una etapa oscura en la primera mitad de esta nueva temporada, terminando el ‘honorífico’ campeonato de invierno en puestos de descenso

Infeliz Navidad por la mala trayectoria, pero que no nos fastidia la Navidad por dos razones: la primera porque el fútbol tiene el sitio que les corresponde, y ni un milímetro más y, la segunda, porque parece claro que en la inminente vuelta vamos a hacer las cosas mejor, con Borja ya lejos, entrenador lleno de caprichos (¿No quería a ELADY y JURADO?, de molestar a jugadores (¿qué pasó con CARLOS DAVID, WILLIAMS y sobre todo con CARRASQUILLA e incluso con MARC MARTÍNEZ?) y de indecisiones múltiples en rotaciones y, sobre todo, de cambios a lo largo de los partidos. Caprichos de inmaduro. Y lo dejo ahí.

Estoy haciendo en mi casa recopilación de papeles, (es necesario de vez en cuando, poner orden en estas cosas) leyendo cartas...artículos etc. De pronto, me apareció  un sobre grande doblado, estaba en un estante de la mesa de mi ordenador. Lo abrí, y leí el papel que tenía dentro, y...me paré a analizarlo, lenta y profundamente, saboreando  el significado "exacto" de la palabra ¡EMPATÍA! en toda su extensión. Estoy seguro que, cuando lo escriba y lo leáis estaréis de acuerdo conmigo, pero...antes debo poneros en situación, y explicaros el ¿por qué? recibo ese escrito.
Cada día que pasa, debo de dar gracias a la Divina providencia, y...a mis genes, que me permiten guardar en mi memoria hechos y datos, que...transcurridos muchos años puedo desempolvar, y ofrecerle a mis lectores de la "Farola del Lago" historias "veridicas" que han ocurrido, y que...pasado tanto tiempo pueden atraer la curiosidad de mis lectores. Además, en esta ocasión, lo que voy a narrar, me va a servir para poder "hilar" el relato con el recuerdo de un futbolista que dejó "huella" entre los aficionados de nuestro EFESÉ, por su valentía y pundonor, y también con un caballero, un anciano, vecino de mi casa, (en la calle del Alto) que dejó en mí una huella muy grande.

 
Comenzaremos este menú abulense, con un primer plato: "las Patatas revolconas o meneas", haciendo alusión futbolística con nuestra defensa blanquinegra, donde una vez más nos han dado un revolcón y hemos sido meneados por un rival directo, y para más inri, perdiendo de forma casi segura el gol-average
Siempre que voy en coche, o dando un paseo, por nuestra querida Cartagena España, voy fijándome en las calles y edificios por los que transcurro, y... de forma indefectible) mi mente retrocede a otros tiempos, a veces se aleja tanto que llega hasta la niñez, e inconscientemente, comparo la visión actual, con los edificios o calles  que un día ocuparon  ese sitio. Me es imposible no hacerlo, (supongo que, esto será común) es como un poderoso imán, que me atrae hacia otras épocas, (no tengo dudas de que será la añoranza de un tiempo pasado).

El Cartagena disfruta al pichichi de Segunda División. Rubén Castro, con 8 tantos, se sitúa a la cabeza de la tabla de goleadores de la categoría. Con 39 años entre pecho y espalda, Rubén Castro es el baluarte sobre el que se sostiene este equipo.

La pandemia del COVID-19 parece querer arrasar con la vida tal y como la conocemos. Ya se ha llevado por delante muchas cosas - lo más importante, la vida de miles y miles de personas - pero parece que nos resistimos a dejar de hacer otras tantas.

Cuando menos te lo esperas llega el mazazo. Es lo que le ha ocurrido al FC Cartagena en el peor partido de la temporada, y ante un Logroñés que se ha llevado tres puntos sin hacer nada del otro mundo.
No quisiera pecar de pedantería por el título de este humilde comentario semanal, pero creo que este aforismo inglés viene que ni pintado a la actual situación del Cartagena. Qué calmada está la cosa...

Así le denomino al FC Cartagena, después del mejor partido que le hemos visto jugar en la Liga Smartbank. Los hombres de Borja Jiménez le dieron una sesión de baño y masaje a todo un señor equipo, la UD Las Palmas del prestigioso Pepe Mel.

Si hay un jugador que podemos denominar como "franquicia" en el Cartagena, ese no es otro que Carrasquilla. El panameño supone una apuesta por la que el club ha arriesgado económicamente y espera poderle sacar rendimiento en un futuro no solamente en el terreno de juego. Pero parece que no termina de encajar.