bendita
Opinión

Bendita suerte, maldita suerte

No me cabe la menor duda que la suerte ha tenido muchísimo que ver en lo que el cartagenerismo tuvo que sufrir en Majadahonda. Un durísimo tropiezo, cruel como ningún otro vivido. Pero esa es la suerte, unas veces ganas y otras pierdes