butaca

Desde mi butaca

Perder, lógicamente, se puede perder; pero de la forma en la que se jugó (mejor dicho, no se jugó), así no. Es decir, mal, muy mal, rematadamente mal; porque al sentir de la afición cartagenerista, no se le deben hacer estas cosas, tal y como he visto salir a cantidad...