estadi
UN RINCÓN PARA DOCE

En el Nou Estadi sonó el silbato del árbitro y Campano

Después del resacón del domingo estuve tentado en trasladarme hasta Tarraco por el río Ebro, río navegable en tiempos romanos, hasta su desembocadura en Tortosa. Pensé en tomar la barca en el embarcadero de la Vareia romana, que se encuentra a dos kilómetros al este de Logroño, dos menos de...