EN UN FLOJO PARTIDO

El Murcia gana su encuentro ante el San Fernando y se agarra al cuarto puesto (2-1)

Un flojo San Fernando perdió en Nueva Condomina ante un  Murcia que al término de la jornada ha podido agarrarse a la cuarta plaza , que consigue recuperar en el grupo y seguir con expectativas de clasificación. El partido no fue brillante, careció de buen fútbol y los de Salmerón dieron por bueno el 2-1

Chrisantus acaba de marcar el 1-0 al San Fernando. / REAL MURCIA CF
Chrisantus acaba de marcar el 1-0 al San Fernando. / REAL MURCIA CF  

R. MURCIA-SAN FERNANDO: 2-1

Real Murcia: Biel Ribas, Orfila, Forniés, Charlie, Mateos, David Sánchez (Jordan, 64’), Santi Jara (Carnicer, 81’), Armando, Chrisantus, Juanma, Pedro Martín (Elady, 46’).

San Fernando CD: Ramírez, Ramos, Nano, Zamora, Lolo, Theo, Ríos, Galindo (Jacobo, 72’), Ureba (Pau Franch, 53’), Carri, Casares (Óscar Martín, 57’).

Goles: Chrisantus 1-0, 13’; Jordan 2-0, 80’ y Pedro Ríos 2-1, 84’.

Árbitro: Alberto Carbonell Hernández del comité valenciano. Amonestó por los localesl a Pedro Martín, Orfila, Elady; y por parte del equipo visitante a Carri, Lolo, Buba, Nano.

Los grana en la primera parte apenas han elaborado ocasiones de peligro ante el portal gaditano, pero le ha bastado con un centro de Armando y el remate de cabeza de Chrisantus, a los 15 minutos de juego  minutos para poner por delante a los de casa. Después, las acometidas de los de casa han sido papel mojado para cerrar unos primeros cuarenta y cinco minutos deslucidos por parte de ambos equipos.

Ya en la segunda parte, Salmerón movió el banquillo, en busca de más dinamita en su ataque,  pero el objetivo no se alcanzó plenamente, por falta de remates certeros. Sin embargo sí llegó el 2-0 que daba fe en la victoria al marcar Jordán..

Pero han surgido las incógnitas en el minuto 85 cuando la pasividad de la defensa pimentonera dejó que Pedro Ríos marcase un golazo que llevó el nerviosismo a las gradas de la Nueva Condomina.  Pero al final los puntos quedaron en Murcia para fortuna de un equipo al que le restan nueve finales para intentar conseguir plaza que le permita luchar por el el playoff de ascenso.