AUNQUE EMPEZÓ MAL YA HA RECUPERADO EL ALIENTO

El Villanovense, un equipo a respetar

El Villanovense, con solamente 25 años de historia, ya se ha hecho un hueco en la Segunda B. Este sábado visita Cartagena. Su trayectoria se merece un respeto y ya avisamos que será un rival complicado

Foto: Extremadura 7 Días
Foto: Extremadura 7 Días  

Llega el equipo serón a Cartagena recuperado tras sus dos batacazos seguidos y su eliminación en la Copa, que sembró algunas dudas en el conjunto extremeño. Su último triunfo ante el Jumilla por 2-0 ha sido lo más parecido a un bálsamo tranquilizador que coloca a los extremeños en octava posición y por encima de clubes como Mérida, Murcia, Recre o Melilla, por citar unos casos tan sólo.

El Villanovense empezó muy bien ganando en los despachos con un 0-3 en San Fernando que tuvo su polémica ya que los extremeños reclamaron alineación indebida del futbolista del San Fernando Theo García después de que aquel encuentro acabase con 0-0 en el marcador. El Juez Único acabaría por darle la razón al equipo senón que ganó los 3 puntos en los despachos. Sin embargo el 0-2 encajado tras la visita del Granada B y el tropiezo seguido en Las Palmas mandaron a los verdes a los últimos furgones de la clasificación. Ganarles al Jumilla le ha supuesto un soplo de aire fresco.

Con esos aires de tranquilidad es como va a llegar el equipo extremeño. Lleva 6 puntos pero ojo porque, con una hipotética victoria en Cartagena, se colocaría a un solo punto de los blanquinegros. Nadie del Cartagena piensa en ello, por supuesto, pero viendo así las cosas nos daríamos cuenta de que este equipo, a priori, no viene con etiqueta de conjunto fácil ni nada que se le parezca. El partido dispondrá después.

En el Cartagena se conocen todas estas circunstancias así que, menos confianza, hay cualquier cosa en el plantel cartagenerista que este martes retoma la actividad después del parón facilitado este lunes por el técnico, Alberto Monteagudo, que es el primero que sabe de las dificultades que va a presentar este Villanovense al que, por encima de todo, hay que respetarlo.